martes, 3 de marzo de 2009

Zumo de rábanos

Ingredientes:

Un manojo de rábanos.
Licuadora.

Preparación:

Lavamos los rábanos y los licuamos. De la licuadora al vaso...

Y del vaso a la pila.
Jajajaja, ni se os ocurra hacer un zumo de rábano, es una de las cosas más desagradables que he probado desde que se me ocurrió la brillante idea de hacer un zumo de cebollas entre ríos de lágrimas que brotaban de mis ojos. No sé si era la traducción o que la persona que se inventó el remedio contra los costipados estaba enajenada, pero desde luego tanto éste, como el de rábano del otro día, era imbebible.

¿A quién se le ocurre hacer zumo de rábano? ¿En qué estabas pensando?
Pues a mí, solo a mí, jeje. Como para preparar la "sobrasada" vegana hay que utilizar la pulpa de zanahorias licuadas para darle la textura adecuada, pensé que tal vez el rábano le iría bien, además de que tenía unos manojos de sobra en el frigorífico. El caso es que para no tirar el zumo se me ocurrió probarlo, desde luego fue una pésima idea.

Aún se están riendo.
Cuando dije en la mesa:
-Ni se os ocurra hacer zumo de rábano.
Me preguntaron porqué y les dije:
-Porque está muy malo.
Se empezaron a reir, y les costó un buen rato parar, para responderme:
-A quién se le ocurre?