lunes, 19 de julio de 2010

Kombucha

Ingredientes:
Un hongo de kombucha.
Té negro.
Azúcar.
Agua.
Recipiente cristal.
Oscuridad.
Preparación:
Preparamos una tisana de té negro azucarado en una proporción de 3 gramos de té y 100 gramos de azúcar por cada litro de agua. Dejamos que se enfríe.
Cuando la tisana esté a temperatura ambiente, vertemos el contenido en un envase de cristal que tenga la boca del mismo tamaño que el centro del envase (más o menos), ya que el hongo se adapta hasta cubrir toda la superficie de la tisana. Debemos poder sacar el hongo para poder limpiarlo, de modo que no es recomendable utilizar en esta fase una botella de cuello estrecho.
Una vez en el frasco, colocamos dentro el hongo y cubrimos la boca con una tela que permita la transpiración e impida la entrada de polvo o insectos.
Dejamos reposar durante unos 10 o 12 días en los que el hongo realizará su trabajo, fermentando la tisana y convirtiendo el azúcar en una mezcla de ácidos aptos para el consumo humano, además de una cantidad despreciable de alcohol etílico.
Colamos con una muselina, no con metal, la kombucha y la colocamos en unos recipientes herméticos en la nevera, a partir del día siguiente se puede consumir, cuando se ha detenido la fermentación.
El resultado es una bebida tipo sidra con sabor a té muy apreciada en oriente. Es una bebida refrescante y muy rica.
El proceso debe repetirse indefinidamente para evitar la muerte del hongo. Esto que supone que tendrás cada 10 o 12 días una bebida refrescante en tu nevera para disfrutar.
____________________________________________________________________
*Sustituto natural de las bebidas carbonatadas y refrescos megazucarados.
*Se puede preparar con té verde también.
*Una vez dadas las proporciones, solo hay que adaptarlo a las necesidades, ya que sabiendo el tiempo que se emplea en su fermentación (10/12 días) podemos crear diferentes fases de crecimiento, ya que el hongo se reproduce por capas, creando colonias nuevas que pueden utilizarse en otros envases.
*Pasa los hongos de kombucha que te sobren a las personas que conozcas de manera solidaria, no lo vendas!

Ensalada de patata al horno

Ingredientes:
Un par de patatas medianas hechas al horno.
Lechuga.
Un tomate valenciano grande.
Col lombarda fermentada.
Palmito.
Cebolleta.
Estragón.
Aceite de oliva.
Sal.
Preparación:
Disponemos de unas patatas hechas al horno de ayer que no nos pudimos acabar porque nos encantan y resulta que hicimos demasiadas, no hay problema, vamos a utilizarlas en la preparación de una ensalada de verano, porque hace demasiado calor para ponerse a cocinar y de este modo disponemos de más tiempo para irnos al río o la playa, :)
Cogemos las patatas y las cortamos en medias lunas o tacos, y las reservamos.
Con varias hojas de lechuga preparamos un fondo para la ensalada y sobre esta añadimos una cebolleta tierna cortada finita. Cortamos un tomate valenciano grande por la mitad y troceamos ambas mitades en lonchas, disponemos el tomate sobre el nido de lechuga y cebolleta.
Ahora vamos a añadir la col lombarda fermentada sobre el tomate y sobre ésta el palmito troceado en palillos.
Aprovechamos los huecos que quedan en el borde del plato para colocar la patata, creando una corona alrededor de la ensalada.
Aliñamos todo con un chorrito de aceite de oliva, sal y un poco de estragón.
Lista para comer.
____________________________________________________________________
*Cuando sobran patatas cocidas o al horno, en una ensalada siempre son aprovechables.
*Las ensaladas de verano nos aportan todo lo que necesitamos para soportar las altas temperaturas. Son una comida rica en nutrientes y muy fresca.
*Ensaladas de verano, con miles de variantes, miles de oportunidades de acercarse a los alimentos crudos que hay veces que cuesta tanto para las personas nuevas en el mundo de las verduras.
*Hojas verdes, hortalizas, verduras, frutos secos, semillas, cereales, legumbres. Todas pueden formar parte de nuestras ensaladas para aliviar el calor veraniego

Hamburguesas de garbanzos

Ingredientes (para 4 personas):
150 g de garbanzos secos.
3 dientes de ajo.
Un par de ramitas de perejil.
Pimienta.
Aceite de oliva.
Sal.
Preparación:
Ponemos los garbanzos en remojo durante 24 horas, cambiándole el agua 2 veces para que no se pongan malos. Pasado el tiempo, escurrimos los garbanzos y pasamos a triturarlos con una pizca de aceite, el perejil, una cucharada de pimienta negra molida y la sal, asegurándonos de no quemar la batidora, pues es fácil que suceda al ser los garbanzos tan duros.
Cuando tenemos una masa compacta de lo que sería un paté de garbanzos crudos, excelente para comer tal cual, pasamos a preparar unas hamburguesas con las manos. Si por lo que sea vemos que la masa está muy suelta y no se agarra bien, le podemos añadir patata cocida que le ayuda a espesar y le da una textura muy agradable. También podemos añadir harina de maíz o puré de patata en polvo si tenemos por la despensa.

Una vez tenemos las hamburguesas hechas solo nos queda pasarlas por la plancha con una pizca de aceite. Hay a quien le gusta más fritas que a la plancha, eso ya al gusto.
Una vez listas, solo queda servir. Como plato combinado o en pan americano, para bocadillo o tapa... eso ya lo dejo a vuestra elección.
____________________________________________________________________
*Estas hamburguesas se pueden hacer también con alubias y lentejas. Las legumbres se prestan mucho a la creación de masas para hamburguesas y croquetas.
*La masa de garbanzos triturada es un paté crudo muy rico que puede ser servido como relleno en hojas verdes.
*A pesar del tiempo que se emplea en conseguir rehidratar los garbanzos, el tiempo de preparación es escaso y además permite preparar grandes cantidades que pueden ser congeladas y conservadas durante algún tiempo.

Queso Vegano a las finas hierbas para untar

Ingredientes:
150 g de tofu duro.
Una docena de anacardos.
Una cucharada de miso.
Estragón.
Albahaca.
Orégano.
Medio limón.
Una pizca de sal.
Preparación:
Colocamos los ingredientes en un vaso para batidora. Las medidas de las hierbas son las que prefiramos según nuestros gustos, pero en esta ocasión utilizamos la misma proporción de cada una de ellas. Le añadimos el zumo del medio limón y una pizca de sal porque el tofu ya sabemos que queda un poco soso, y batimos. Cuando hayamos conseguido una mezcla homogénea, tendremos nuestro queso listo para untar en pan y disfrutar de un paté de tofu muy rico.
___________________________________________________________________
*Si lo dejamos reposar en la nevera unas horas adquiere una textura mucho más agradable y su sabor se intensifica. Aunque me imagino que tampoco podréis esperar para probarlo, como yo, jejeje.
*Es un buen acompañamiento para cualquier comida, untado en pan, presentado sobre hojas de lechuga o sobre nidos de tomate. Una sorpresa para cualquier persona invitada a vuestra mesa.
*¿En serio que no es queso? Esta pregunta es lo primero que os dirán tras probar este paté de tofu que adquiere una textura y sabores muy similares a la de los quesos de untar frescos. Una delicia para todxs nosotrxs.
*Las posibilidades son infinitas, solo hay que variar los ingredientes que acompañan al tofu, desde las especias a los anacardos, todo es sustituible y os recomiendo que lo probéis solo con miso, con pimienta, con pimentón...

viernes, 18 de junio de 2010

Casi fabada vegana

Ingredientes para 3 personas:
Un bote de alubias cocidas
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
1/2 árbol de brocoli
3 Tomates medianos maduros.
Una cucharadita de pimentón de la Vera
Sal
Aceite de oliva
Preparación:
Pelamos y cortamos la cebolla en aritos. Golpeamos los ajos contra el banco y los ponemos a sofreír en una sartén con un chorro de aceite.
Cuando los dientes empiecen a estar doraditos, añadimos al cebolla y la dejamos pochar a fuego lento cinco minutos.
Mientras, lavamos la brócoli y los tomates. Cortamos los tomates en trozos pequeños y la brócoli en pequeños arbolitos. Lo añadimos a la sartén y removemos bien, con un fuego medio.
Cuando el tomate comience a deshacerse, le añadimos las alubias escurridas, y dejamos que cueza un par de minutos más.
Servimos en un plato hondo.
_____________________________________________________________________
*Las alubias de bote nos ahorran tiempo, yo antes prefería las secas, pero últimamente usamos estas.
*Una fabada lleva mucho tiempo de cocción, este plato nos ahorra un ratito.
*Las alubias están muy olvidadas en la cocina, pero son muy sabrosas. Se pueden usar casi como el pan o las patatas, son muy versátiles.
*Ensaladas, fabadas, con arroz... muchas posibilidades.
*Secas, cocidas o congeladas, están al alcance, no lo dudes, te sorprenderán.
*Las fabadas veganas no son tan pesadas como las no-veganas.

jueves, 17 de junio de 2010

Batido de fresa y manzana.

Ingredientes:
1 litro de bebida de soja.
8 fresones.
1 manzana fuji.
Preparación:
Pelamos la manzana y la lavamos junto con las fresas a las que le quitaremos los pezones.
Colocamos la fruta en el vaso de la batidora junto con el litro de bebida de soja y batimos.
Comprobamos que no haya quedado ningún grumo, probamos para ver si necesita un punto de azúcar, en tal caso, se lo añadimos y volvemos a batir.

Lo servimos bien frío.

________________________________________________________________
*El batido de soja con calcio añadido suele llevar un ligero toque avainillado y azucarado, este tipo de bebidas son muy útiles para ahorrarnos el añadir azúcar.
*Los batidos de frutas son refrescantes y revigorizantes.
*Son una merienda muy rica en verano.
*Apagan el vacío generado en el estómago por la ansiedad.

Patatas al horno

Ingredientes para 4 personas:
5 patatas medianas
3 dientes de ajo
Unas ramitas de perejil
Una pizca de sal
Un par de cayenas
Un chorrito de aceite de oliva
Preparación:
Pelamos y lavamos las patatas. Las troceamos en dados, mientras que se va calentando el horno.
Colocamos las patatas en una bandeja de horno con un chorrito de aceite en el fondo para que no se peguen. Una pizca de sal, y las colocamos al horno, por la parte de bajo (si es de gas) a fuego fuerte.
Al cabo de unos minutos, cuando comiencen a dorarse por bajo, subimos el fuego a la parte de arriba, para que se doren.
En menos de diez minutos las tenemos preparadas y listas para aliñar.

El aliño es a base de una picada sencilla de perejil, ajo y cayena.
Picamos todos los ingredientes en un mortero y lo machacamos todo bien, hasta que se quede una salsa, podemos añadir un poco de aceite de oliva, aunque no es necesario.

Colocamos las patatas en una fuente y le echamos el aliño por encima. Lista para comer!
____________________________________________________________________
*Es una alternativa menos grasienta a las patatas fritas.
*Son unas bravas caseras sin los azúcares de las salsas bravas o ketchup.
*Si las cortamos a dados pequeños, el tiempo de preparación es menor del que parece, y quedan crujientes y sabrosas.
*Se van haciendo mientras preparamos la ensalada.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Potaje de garbanzos.

Ingredientes para 4 personas:
180g de garbanzos secos.
2 puerros.
2 pimientos verdes italianos.
2 zanahorias medianas.
3 patatas medianas.
3 tomates maduros.
Una pizca de nuez moscada.
Una cucharada de pimentón de la Vera.
Unas hojitas de laurel
Sal.
Aceite.
Preparación:
Primero, el día anterior, colocamos los garbanzos en remojo, le cambiamos el agua un par de veces a lo largo del día, y los mantenemos bajo agua hasta que vayamos a preparar el potaje.
Cogemos las patatas y las zanahorias, las lavamos y las cortamos en daditos de un tamaño no muy grande. Cogemos el pimiento verde y lo picamos junto con los puerros y el tomate.
Cogemos toda la verdura y la colocamos en una olla lo suficientemente grande para que podamos poner luego los garbanzos.
Con un chorrito de aceite y a fuego medio, pochamos la verdura, removiendo con cuidado de que no se nos pegue al fondo. Añadimos la sal y la nuez moscada rayada.
Mientras se prepara la verdura, escurrimos los garbanzos y nos preparamos para añadir el agua suficiente y los garbanzos a la olla cuando los puerros estén bien pochados.
Vertemos el agua y los garbanzos, es interesante que tenga bastante agua, para que quede caldoso.
Añadimos unas hojas de laurel al gusto, yo he puesto 3, y dejamos cocer durante una hora con el fuego suficiente para que siga hirviendo.
Al cabo de una hora comprobamos si los garbanzos están listos, puede que necesiten un poco más, depende de la variedad y la dureza del agua.
Servir en un plato hondo, y ¡a comer!

¿Potaje? Buuuuuuuuuuuu!
La mala fama de los potajes en los comedores escolares los ha perseguido como una maldición a lo largo de los años, pero que no os engañen, es un plato riquísimo y muy oportuno para los días más fríos del invierno.

Un proceso muy largo.
Se puede preparar en menos tiempo utilizando garbanzos congelados o de frasco, pero no es lo mismo ¿no crees?
También lo podemos preparar en la olla express, el tiempo es distinto, supongo que en unos 30 minutos estará listo, todo es probar.
El que hemos preparado es el estilo clásico en el que la imagen de la olla encima del banco de la cocina llena de garbanzos rehidratándose nos recuerda a la casa de mamá.

mmmmmm....
No se me ocurre mucho más que poner, solo la intención de ir subiendo más recetas habitualmente. jejeje

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Ensalada playera.

Ingredientes:
Tomate.
Cebolla.
Olivas negras.
Espárragos blancos.
Bote de ensaladilla:
Maiz.
Guisantes.
Bajoqueta (judia) fina.
Patata.

Aceite de oliva.
Limón.
Sal.
Preparación:
El maiz, la bajoqueta, los guisantes y la patata vienen en un bote de conservas que pone ensaladilla, y es lo que vamos a utilizar. Lo escurrimos y lo disponemos en una ensaladera grande. Por otro lado vamos picando la cebolla medianita y los dos tomates que vamos a necesitar, todo en un tamaño pequeño. Ahora hacemos lo propio con las olivas negras y con los espárragos. Lo colocamos todo en la ensaladera, lo salamos y movemos con las manos hasta que quede bien mezclado, añadimos el limón y el aceite, y lo colocamos en un taper para irnos a la playa.

Ensalada playera.
Mi madre preparaba este tipo de ensaladas para ir a la playa, un plato fresco y rápido que entra muy bien para esos días de calor insoportable. La chavalería se come muy bien este plato mientras andan con los pies y las manos llenas de arena.

Rápidas.
Las ensaladas son rápidas de hacer y aportan relajación a nuestro estómago que rara vez paramos a pensar que no para jamás de trabajar y generalmente con material muy pesado.

Verano.
Este verano hemos disfrutado de largas mañanas en la playa, y a la vuelta Lorena ha preparado grandes ensaladas de las que hemos disfrutado mientras entre los dedos de los pies aún quedaban restos de esa arena que nunca se cae.
Gracias porque este ha sido el verano en el que más veces he ido a la playa de mi vida, por haber recuperado ese tiempo que habíamos perdido y por compartirlo conmigo. Mil besos.

Ensalada extra.

Ingredientes:
Lechuga.
Maiz.
Espárragos blancos.
Pasas moscatel.
Jamón vegetariano.
Surimi vegetal.
Aceite.
Vinagre.
Sal.
Preparación:
Creamos un lecho de lechuga picada finamente, sobre el que colocamos una capa de maiz y espárragos troceados. Por encima de todo esto, colocaremos un par de lonchas de jamón vegetariano cortado en tiras y trozos de surimi vegetal.
Aderezamos la ensalada con un buen chorro de aceite de oliva, vinagre y sal, y salpicamos con unas pasas moscatel.
Lista para comer.

¿Jamón vegetariano?
Si, un día acudimos a un restaurante vegetariano y pedimos un arroz tres delicias, que llevaba este ingrediente, tras discutir con la camarera sobre si era o no un plato vegetariano, decidimos fiarnos y comer, ya que decía que era de soja. A día de hoy forma parte de nuestra dieta (de una manera esporádica) porque podemos acceder a él en un supermercado chino no muy lejos de casa.

¿Surimi vegetal?
Otro descubrimiento en el mismo supermercado, en la sección de congelados, con forma de gambas, y con el sabor muy similar a los palitos de cangrejo o de mar, es un ingrediente que le da un toque de frescura a las ensaladas.

Ensalada con salsa rosa.

Ingredientes:

Maiz.
Patata cocida.
Remolacha a láminas.
Zanahoria.
Cebolla.

Para la salsa rosa:

Sojanesa:
Aceite de girasol.
Batido de soja.
Limón.
Sal.
Un chorrito de caldo de la remolacha.

Preparación:

Para esta ocasión hemos preparado unos trocitos de patata cociéndolos unos 10 minutos a fuego lento, junto con un poco de zanahoria a daditos. Lo sumergimos en agua y dejamos enfriar. Mientras tanto cogemos una cebolla prqueñita y la picamos fina, la disponemos sobre la patata y la zanahoria. Abrimos un bote de maiz dulce y lo añadimos a la mezcla. También sacamos unos trozos de remolacha cocida y laminada, y la juntamos al resto de ingredientes, a la espera de sumegirlos en la salsa.

Para la salsa, preparamos en un recipinte para batidora el doble de aceite que de batido de soja, un chorrito de limón y la sal al gusto. Batimos hasta que se cree una salsa espesa y entonces añadimos un chorrito de caldo de la remolacha, lo que le dará ese color rosa que buscamos.

Mezclamos la verdura con unas cucharadas de salsa y movemos bien.
Ahora lista para servir en un bol, adornada por unas hojas de lechuga por ejemplo.


Parece muy sencilla y rápida ¿no?
Esta receta la podemos preparar con el típico arreglo de ensaladilla rusa que venden congelado o en bote, lo que la hace más rápida aún.

Salsa rosa.
Esta salsa no es la salsa rosa clásica, que creo que es una mayonesa con unas gotas de ketchup, es una salsa rosa por el color que le da la remolacha.

Ensalada.
Todo el verano comiendo ensaladas, un placer en un pueblo como este en el que el calor quita las ganas hasta de comer.

miércoles, 3 de junio de 2009

Pipas de girasol.


Ingredientes:

Un puñado de pipas de girasol.
Un buen bol.

Preparación:

Ninguna, solo coger y comer, coger y comer, coger y comer... un sitio donde dejar caer las cáscaras y algo para beber.

Boles y boles de pipas.
Un amigo que trabaja en un almacén de frutos secos nos trae bolsas gigantes de pipas, y cuando digo gigantes me refiero a sacos de 20 kilos, así que cuando te pasas por la Quimera te arreamos un bol de pipas para que disfrutes de un rato de enganche. Hasta que se acaben, claro.Pipas en Europa.
Parece ser que las pipas son un aperitivo demasiado típico de la península porque la gente de fuera se queda mirando curiosa como comemos pipas, y cuando las prueba se siente extrañada de su sabor. En Europa parede ser que solo es comida para pájaros o ratones, y aqui las devoramos en los parques y en las plazas.
Ayer vi a unxs amigxs de fuera comer pipas y me hacía gracia ver que no sabían muy bien como se comían, se la metían en la boca y la masticaban, jejejeje, me resulto muy curioso.

Enganche hasta el final.
Las pipas son muy adictivas y en cuanto alguien cerca de tí las come, sientes la necesidad de comer tú también. Nunca quedan pipas encima de una mesa o en una bolsa, siempre acude alquien al rescate y acaba son las que queden.
Deben de llevar algún tipo de droga, jajaja.

Pizzas sin queso.

CursivaIngredientes:

1 aguacate.
1 cebolla mediana.
1 pimiento rojo.
1 patata grande.
Un poco de tomate frito.
Orégano.
2 bases precocidas para pizza.

Preparación:

Esta receta no tiene ningún misterio, lo más difícil puede ser precalentar el horno, así que imagina.
Primero ponemos el horno a precalentarse con el grill. Por otro lado sacamos las bases del congelador y las ponemos a descongelar en el horno, primero por la parte de abajo, para que se queden crujientes. Cuando la parte de abajo esté lista, las sacamos y ponemos, con una cuchara, tomate frito en la base, manchando toda la pizza. Acto seguido añadimos los ingredientes, que deberíamos haber preparado.
El pimiento picadito, la cebolla en rodajas muy finas y el aguacate en láminas.
Colocamos los ingredientes y sobre ellos echamos un poco de orégano. Rallamos la patata y la echamos sobre la pizza como si fuese el típico queso de gratinar.
Ponemos la pizza en el horno-grill y esperamos a que la masa se tueste y la patata se dore, que será ala mismo tiempo practicamente. Evitamos que se nos queme, que también es muy típico, y a disfrutar de un atracón de pizza vegana.

¿Pizza sin queso?
No, ésta es pizza sin-huevo...jojojo...que chiste más malo.
De un tiempo a esta parte hay quesos veganos cada vez más accesibles, para todas esas personas que echan de menos ese producto.
También puedes hacerlo en casa, hay decenas de recetas pululando por internet, incluyendo ésta.
También hay tucos para emular las texturas o su sabor, como la patata gratinada, la levadura de cerveza, el tofu, las almendras y coco... a cada cual le recuerda a una cosa.

Comida rápida.
Las pizzas son platos super rápidos de preparar, se puede tener masas precocidas congeladas o masa casera en la nevera, también se puede preparar en un momento una vez controlas las cantidades y la has preparado alguna vez.

Orégano.
El truco para que todo sepa a pizza es utilizar orégano, añadiéndolo en el último momento, su aroma se deslizará por debajo de la puerta de la cocina hasta convertir tu casa en un agradable espacio con olor a comida casera.

Champiñones caseros inesperados

Se pasó el tiempo de los champiñones y apenas había recogido más que unos pocos y además mutantes, de tamaños increibles, no sabría decir si por un mal emplazamiento o por que no les presté la suficiente atención ni los cuidados apropiados, pero el caso es que desistí y decidir convertir la bala de champiñones en abono y mezcla para el frigorífico que hace de macetero en el tejado. Con las lluvias de abril de este año, que han sido muy intensas, cual fue mi sorpresa al encontrar que de debajo de las lechugas comenzaban a crecer pequñas manchas blancas carnosas, que no eran otra cosa que los champiñones olvidados. Con la tontería de las lluvias, salieron muchos, podría decir que unos 5 kilos, aunque no los pese, así que puede que no fuesen tantos, pero para haberlos deshechado...fue una agradable sorpresa.
Con esto de los huertos no dejo de sorprenderme, jajajaja.

Mi-fen vegetal chino.

Ingredientes (para 4 personas):

1/2 árbol de brocoli.
1 manojo de ajos tiernos.
1 pimiento rojo italiano.
1 pimiento verde italiano.
1 paquete de mi-fen de 250gr.
Salsa de soja.
Aceite de girasol.
Sal.


Preparación:

Primero cortamos los ingredientes, para que quede chulo, cortamos el árbol de brocoli de modo que cada porción de brocoli tenga parte del pie, es decir, lo cortamos a lo largo, para que cada trozo tenga tanto florecilla como parte dura verde, y la parte del corazón que se quede sin florecillas, pues también la troceamos a la larga. Por otro la do pelamos los ajos tiernos y los cortamos en trocitos largos, para que hagan juego con la brocoli, y con el pimiento, que lo cortaremos también en tiras.
Una vez tengamos esto dispuesto, ponemos en el fuego una sartén, o wok (si queremos que sea super-chino...jejejje) y con un chorrito de aceite salteamos la verdura, sin hacerla demasiado, primero los pimientos, luego añadimos la brocoli y por último los ajetes, añadimos sal al gusto y controlamos que no se queme, moviendo frecuentemente.
En una olla con tapa, ponemos agua a hervir, donde pondremos el mi-fen el tiempo suficiente para que se ablande. Hay diferentes tipos de mi-fen, pero hay que tener mucho ojo con la preparación, porque como te despistes se pegan y se quedan blandos.
Como lo hemos hecho muy bien, sacamos el mi-fen del agua y lo añadimos a la verdura, que andamos salteando en la sartén. En cuanto la pasta comience a freirse, añadimos un buen chorro de salsa de soja y lo mezclamos todo bien, enseguida apagamos el fuego y servimos en boles para que luzca más.
Listo para comer!!

Mi-fen.
Mi-fen es un tipo de pasta típico de los restaurantes y los supermercados chinos, es finita y rápida de preparar porque no requiere apenas tiempo de cocción. Hay mi-fen de muchos tipos, de arroz, de trigo incluso de soja, o por lo menos es del mismo estilo, aunque como sabemos, muchas veces cada uno de estos tipos de mi-fen puede tener un nombre distinto... pero a mi me vale, jejejje, como todavía no controlo mucho de este tipo de pasta...

Mmmm, me recuerda a un restaurante chino al que he ido alguna vez.
Para que tenga un recuerdo aún mayor, solo tienes que añadirle un poco de azúcar a las verduras cuando las está salteando, le da un toque muy característico.
Para que sea como muchos chinos, solo hay que echarle un chorro extra de aceite, ajajajja. Es una lástima que en muchos restaurantes no se hayan percatado de lo molesto e indigestos que son los platos aceitosos.

Me gusta este plato ¿qué variedades puedo hacer?
Pues puedes utilizar cebolla, repollo, zaahoria, coliflor, espinacas, algas, tofu, seitán, setas, champiñón...
Y la pasta la puedes sustituir por tallarines o espaguetis.
Eso sí ¡¡¡¡la salsa de soja no la puedes quitar!!!
jajajaja

Yogurt con fresas.


Ingredientes:

Yogurt de soja.
Fresas frescas.

Preparación:

Lavamos las fresas y les cortamos los pezones. Volcamos un par de yogures en un bol y colocamos las fresas sobre el yogurt y lo servimos.

Postre y merienda.
Las fresas son una delicia en temporada, llenan tu boca de dulce y ácido. Es el típico postre del que te sobra todo lo que has comido antes, sobre todo esos días que apreta el calor.
Una merienda monumental ¡¡espero que no tengas que hacer nada después!!
Es una fruta brutal, me encanta sentarme e inflarme a fresas hasta que ya no puedo más.

Yogurt.
La combinación de fresas con yogurt es muy buena, la cremosidad junto a la frescura.

¿Qué hacer cuando sobra?
Cogemos la batidora y las picamos, junto con el yogurt sobrante y batido de soja... hemos descubierto el yogurt líquido para beber de soja, jejejje, esta vez de sabor a fresa.

domingo, 19 de abril de 2009

Empanadillas de acelgas picantes.

Ingredientes:

Para la masa:
Harina
Aceite.
Cerveza.
Sal.

Para el relleno:
Acelgas.
Ajos.
Sal.
Pimienta cayena.

Preparación:

Para la masa, hemos de usar la misma cantidad de aceite de girasol que de cerveza, para un kilo de harina, añade un vaso de aceite, otro de cerveza y sal, que a mi siempre se me queda sosa la masa porque se me olvida. Lo amasamos bien, y si vemos que falta líquido, añadimos aceite y cerveza en la misma proporción, así mismo si se queda muy pastosa, pues añadimos más harina. Cuando ya no se nos pegue en las manos, la amasamos bien, para mezclar bien los ingredientes. La dejamos reposar mientras preparamos el relleno.
Limpiamos las acelgas, un buen puñado de acelgas, porque reducen mucho. Para tres manojos de acelgas tendremos que añadir 6 dientes de ajo picados y 4 cayenas desmenuzadas en la olla. Ponemos las acelgas troceadas a rehogar en una olla con un chorro de aceite, donde un minuto antes hemos echado los ajitos y la cayena, dejamos que reduzca el volumen de las acelgas a fuego medio, siempre con atención de que no se nos quemen. Al cabo de unos diez minutos estará listo.
Para hacer las empanadillas estiramos la masa con un rodillo hasta que se quede fina, y vamos marcando con un vaso de mesa la medida, un círculo, colocaremos el relleno en el centro y cerraremos un extremo sobre el otro, creando una media luna. Para cerrar la empanadilla, solo tenemos que presionar en la zona donde se junta la masa con un tenedor, y listo para hornear.
Repetimos la operación con toda la masa o hasta que se acabe el relleno.
En el horno, precalentado durante unos minutos, colocamos todas las empanadillas y las dejamos cocer unos minutos por abajo, hasta que esté lista la masa, y otro tanto por arriba, sin dejar que se quemen.
Dejamos enfriar, y listo para comer.Vaya receta que has dado, sin medidas ni tiempos.
Si, la verdad es que no he puesto cantidades ni los tiempos exactos de preparación, pero es que lo hago siempre todo así, a ojo, las cantidades varían siempre según la disposición de ingredientes y la verdad no me fijo especialmente en las medidas.
Como diría aquel, a ojo de buen cubero.
Es más fácil de lo que parece, y si alguna vez has preparado una pizza casera, el modo de preparar la masa y los tiempos del horno son muy similares.

Merienda y almuerzo.
Las empanadillas son un recurso muy útil para llevar, si no estás atenta te quedarás sin probarlas, porque siempre vuelan rápido, hagas las que hagas.

Me ha sobrado mucha masa.
Pues ponle dentro cualquier paté que tengas, yo las he hecho también de, por ejemplo. Puedes ponerle centro un poco de picadeta, o preparar un poco de verdura al curry... ¡no hay que tirar nunca nada!

No te podrás comer solo una, es un no parar.
jejejeje.

Más tapitas de los jueves.



Esta semanas hemos preparado:
-Bravas.
-Coliflor salteada con ajos tiernos.
-Falafel al plato.
-Garbanzos con salsa campesina.
-Rollitos de primavera.
-Enchilada güey.
-Montaditos de patés, sobrasada y jamón vegetal.

(Los jueves desde las 21 horas, preparamos tapas veganas para la autogestión de la Quimera csa.
Un punto de encuentro para las tardes-noches de los jueves donde disfrutar de una degustación de platos veganos y colaborar con el proyecto del centro social.
Tras una tarde de escalada en el rocódromo, ver unos videos musicales, jugar a algún juego de mesa...).

Sobrasada vegana de zanahoria.

Ingredientes:

3 kilos de zanahorias.
Pimentón de la vera dulce.
Sal.
Aceite de oliva.
Nuez moscada.
Pimienta negra.
Licuadora.

Preparación:

Licuamos las zanahorias y nos bebemos el zumo.
La pulpa, que generalmente deshecharíamos, la colocamos en un bol, y vamos añadiendo pimentón de la vera, las medidas son un poco a ojo, añadimos hasta que veamos que la mezcla va adquiriendo tono rojizo, también añadimos un poco de pimienta negra al gusto y nuez moscada, una cucharadita. Lo mezclamos todo con sal, y lo distribuimos en envases de vidrio con tapa, donde le añadiremos aceite hasta que cubra la masa, que enseguida se lo chupará. Volvemos a añadir más, hasta que se quede una fina película por encima de la sobrasada.
Ahora lo ponemos unos 10 minutos al horno a fuego medio, para que gane en sabor de pimentón.
Lo sacamos, lo dejamos enfriar y lo colocamos en la nevera. Debe reposar un mínimo de 12 horas.
Listo para preparar montaditos, sandwiches, empanadillas...
Frutos secos.
Podemos añadir frutos secos como almendra picada, o cacahuetes... le dará un toque de "crocanti" que es muy agradecido.

Me sabe dulce.
La sobrasada de zanahoria siempre tiene un regusto final dulce y fresco, por que la zanahoria es así. La única solución es darle un poco más de sal la siguiente vez y un poco más de pimienta, para que lo solape un poco, pero el regusto final siempre es ese.
También darle unos minutos en el grill, si es para montaditos o entrantes.

Paté.
Es un paté más, que puede acompañar nuestras deliciosas cenas y sorprender a las visitas. Distinto e inesperado, nadie concibe la sobrasada vegetal. Es fácil de preparar, y una vez pasadas las 12 horas, rápido para cualquier momento, muy versátil, como casi todos los patés.

¿Qué hago con el zumo?
Pues principalmente beberlo. El zumo de zanahoria siempre se ha dicho que es bueno para la vista y para la piel. En combinación con naranja y un poco de limón, es una delicia; y si le añades zumo de remolacha, pues es bueno para la anemia.
Los zumos siempre son otros de los olvidados en los recetarios de gastronomía vegana, y son una delicia.

Veganburguesa


Ingredientes:

1 pan de hamburguesa vegano.
1 tomate.
1 cebolla.
1 poco de lechuga.
1 hamburguesa vegana.
Ketchup
Mostaza.

Preparación:

Pasamos por la plancha la hamburguesa, mientras cortamos unas rodajas de tomate, unos aros de cebolla y picamos unas hojitas de lechuga. Partimos el pan, y una vez preparada la hamburguesa, solo tenemos que montarlo. Primero ponemos el pan, y sobre éste colocamos la lechuga, dos rodajas de tomate y la hamburguesa. Para coronarla, colocamos la cebolla, ponemos un poco de mostaza y otro tanto de ketchup y cerramos el pan.
Listo para comer.

Comida rápida vegana.
Las veganburguesas son comida muy sencilla de hacer y rápida. No es comida basura, puesto que conocemos los ingredientes y las hacemos en casa, con verdura cruda y un poco de pan. Viene muy bien tener siempre preparadas para ocasiones en las que tengamos prisa, puesto que son rápidas de preparar y de comer.

Detalles extra.
El pan lo podemos pasar por la plancha para darle un puntito crujiente, que seguro que será muy apreciado por los visitantes. La cebolla también se puede hacer en un periquete, salteándola en la misma sartén mientras se prepara la hamburguesa, de este modo, se queda menos fuerte, hay mucha gente que agradece este detalle.

Mostaza americana.
En general la mostaza americana es un ingrediente que no suelo usar, puesto que las mostazas francesas le danmil vueltas, pero para las hamburguesas, por la facilidad de aplicación, y la cantidad que se puede utilizar, la mostaza de envase amarillo es un buen ingrediente.

miércoles, 8 de abril de 2009

Veganburgeses des de les 21h.


Para contribuir a la autogestión de la Quimera, desde el mes de abril, prepararemos veganburguesas a partir de las 21h, para todas las personas que quieran acercarse.
Respaldando los centros sociales!

viernes, 27 de marzo de 2009

Paellas de fallas




El día 17 de marzo hicimos una noche de paellas populares en la calle. Se hicieron 4 paellas para cerca de 40 personas, a lo largo de la noche, a ritmo de los ultraconocidos grandes éxitos ochenteros, disfrutamos de el olor de la leña, el humo y el socarraet de la paella típica valenciana.
Solo nuestra paella era vegana, de la que más de 12 personas disfrutaron con mucho gusto, y fue la que acabó antes de prepararse.

Cuando ya habíamos acabado se presentaron los policias locales a pedir documentaciones porque según parece la autoridad prohibe las expresiones populares valencianas tales como hacer paellas en la calle, y para cualquier cosa hay que solicitar permisos, aún cuando las paellas estaban terminadas insistieron hasta ponerse especialmente pesados en que alguien aportase su DNI, al final un compañero dió el suyo, porque sino habría que haberlos invitado a paella, ya que no se querían ir. Con multitud de calles cortadas por "Casals Fallers" desde principio de mes, mascletàs, despertàs, pasacalles, petardos... no nos dejan ni siquiera hacer unas paellas tranquilos.
Cuando se fueron continuó la cena y la fiesta tranquilamente.

Primera jornada de curro en el Huerto



n
Hoy hemos ido a darle al huerto un ratito, con las herramientas apropiadas y empezar a sacar la tierra para labrarla de debajo de toda la basura que había.
Han salido varios palmitos de entre la broza y una mata de acelgas salvajes.
Tiene agua cerca y una pequeña acequia que hay que limpiar para regar la huerta.
Ahora solo tenemos que darle caña para poder plantar todavía algo, aunque se nos ha hecho un poco tarde.

Ya tenemos huerto en el pueblo!



l
Hemos conseguido un huerto para cultivar nuestras propias verduras y hortalizas.
Estas son las fotos de como nos lo hemos encontrado, lleno de mala hierba y abandonado.

martes, 3 de marzo de 2009

Cardos en crema de nueces.

Ingredientes:

200gr de cardo.
50gr de nueces.
1 cebolla mediana.
2 dientes de ajo.
1/2 litro de batido de soja.
Unas cucharadas de harina de trigo.
Sal.
Pimienta.
Aceite.

Preparación:

El cardo lo limpiamos quitando los hilos, estirando desde los extremos y raspando la parte de atrás hasta quitar la fina capa que amarga. Una vez los hayamos cortado en porciones de unos 8 centímetros y en "carne viva" los ponemos a cocer en una olla durante unos 20 minutos.
Por otro lado, preparamos la salsa de nueces, que vendrá a ser una especie de bechamel, puesto que vamos a seguir este modo de preparación.
Ahora picamos la cebolla y el ajo muy fino y los salteamos en una olla de metal junto con las nueces hasta que se doren. Una vez dorado, bajamos el fuego al mínimo y añadimos un par de cucharadas de harina, movemos constantemente la mezcla con una barilla mientras vertemos poco a poco el resto del batido de soja.
Retiramos del fuego la olla, añadimos una cucharadita de pimienta y sal, y batimos la mezcla hasta que las nueces desaparezcan entre la crema. Volvemos a colocarlo en el fuego y seguimos moviendo la crema unos minutos más a fuego lento.
Si la crema queda muy ligera, añadimos una cucharadita más de harina, y seguimos la misma rutina de mover sin parar.
Escurrimos los cardos, los colocamos en una fuente para horno y vertemos sobre ellos la crema de nueces, colocamos la fuente en el horno con el grill encendido, y dejamos que se gratine la crema durante unos minutos, controlando que no se llegue a quemar.

La crema me queda muy líquida
Hay que tener en cuenta que la harina tarda un poco en espesar la crema, así que cuando le añadimos harina, hay que hacerlo poco a poco, si no, subirá y quedará una pasta demasiado pesada y desagradable.

Delicioso.
Si bien es más por la crema que por los cardos, que no son demasiado sabrosos en general, este plato ha sido uno de los que más me han gustado últimamente, especialmente agradable y muy acertado en la elección de las nueces para la crema.
Os recomiendo probarlo, y si os gusta el picante, un punto más allá del habitual de la pimienta le da un gusto impresionante.

Vómito.
Las fotos eran tan difíciles de sacar una vez vertida la crema sobre los cardos, que he estado a apunto de llamar al plato vómito, porque es lo que parecen todas ellas, incluído ésta, jejjeje.
A ver si empiezo a preveer el plato de muestra para las fotos, que con el tiempo que llevo con esto ya me podría haber acostumbrado.

Zumo de rábanos

Ingredientes:

Un manojo de rábanos.
Licuadora.

Preparación:

Lavamos los rábanos y los licuamos. De la licuadora al vaso...

Y del vaso a la pila.
Jajajaja, ni se os ocurra hacer un zumo de rábano, es una de las cosas más desagradables que he probado desde que se me ocurrió la brillante idea de hacer un zumo de cebollas entre ríos de lágrimas que brotaban de mis ojos. No sé si era la traducción o que la persona que se inventó el remedio contra los costipados estaba enajenada, pero desde luego tanto éste, como el de rábano del otro día, era imbebible.

¿A quién se le ocurre hacer zumo de rábano? ¿En qué estabas pensando?
Pues a mí, solo a mí, jeje. Como para preparar la "sobrasada" vegana hay que utilizar la pulpa de zanahorias licuadas para darle la textura adecuada, pensé que tal vez el rábano le iría bien, además de que tenía unos manojos de sobra en el frigorífico. El caso es que para no tirar el zumo se me ocurrió probarlo, desde luego fue una pésima idea.

Aún se están riendo.
Cuando dije en la mesa:
-Ni se os ocurra hacer zumo de rábano.
Me preguntaron porqué y les dije:
-Porque está muy malo.
Se empezaron a reir, y les costó un buen rato parar, para responderme:
-A quién se le ocurre?

sábado, 28 de febrero de 2009

Tomatito con nueces.

Ingredientes:

3 Tomates de pera.
2 Dientes de ajo.
Un puñado de nueces.
Sal.
Aceite de oliva.

Preparación:

Rápida y sencilla, a la par que deliciosa.
Cortamos los tomates a láminas y los disponemos en el fondo de un plato o fuente. Por otro lado picamos el ajo, muy finito y lo añadimos encima del tomate. Cogemos un puñado de nueces, que previamente habremos extraído de la cáscara (claro, jejeje), y las colocamos sobre el tomate y elajo, rociamos con un chorro de aceite de oliva, y añadimos una puntita de sal, al gusto.

Nueces con tomate, combinación perfecta.
El tomate con las nueces es una combinaciónmuy acertada, ya que el frescor del tomate se funde con el toque dulce de las nueces, creando un sabor característico que a mi personalmente me encanta.

Ensaladas con frutos secos.
Las ensaladas ganan mucho con unos trocitos de frutos secos, le dan el añadido de este tipo de alimentos en sabor y aportes vitamínicos y energéticos. Muchas veces se nos olvida agregar a nuestros platos un punto detallista como el que ofrecen los frutos secos, que se agradece mucho, y si no te lo crees, prueba a ver, tanto tú como las personas que disfruten de estos detalles os veréis sorprendidas gratamente.

Tapas veganas en enero


Estas semanas hemos preparado:
-Patatas bravas.
-Alcahofas a la plancha.
-Enchilada güey.
-Habas con ajos tiernos.
-Montaditos de sobrasada.
-Falafel al plato.
-Albondiguillas de la casa.
-Tarta de manzana y chocolate.

(Los jueves desde las 21 horas, preparamos tapas veganas para la autogestión de la Quimera csa.Un punto de encuentro para las tardes-noches de los jueves donde disfrutar de una degustación de platos veganos y colaborar con el proyecto del centro social.
Tras una tarde de escalada en el rocódromo, ver unos videos musicales, jugar a algún juego de mesa...).