lunes, 29 de diciembre de 2008

Setas con puerros al vino blanco.

Ingredientes:

200gr de setas de ostra.
1 puerro grande.
1/2 limón.
Vino blanco.
Un par de cayenas.
Aceite.
Sal.

Preparación:

Limpiamos las setas de ostra y las partimos en gajos con las manos si tienen un tamaño medio, si son muy grandes utilizamos un cuchillo. Por otro lado, limpiamos el puerro, apartando las hojas secas y las parte más verde, lo lavamos y cortamos en cuatro partes el puerro.
Ponemos una sartén en el fuego y le echamos un chorrito de aceite, cuando se caliente, echamos las setas, salteándolas durante un par de minutos antes de añadir los puerros. Removemos bien, y cuando el puerro empiece a dorarse, echamos el zumo de medio limón, las cayenas, partidas por la mitad y seguimos removiendo. Al cabo de un par de minutos más, vertemos un vaso de vino blanco, y dejamos que se cuezan las setas en el vino durante cinco minutos más, hasta que pierda el alcohol. Las setas se harán quedado blanqueadas y blanditas, listas para servir.

Setas de ostra.
Poco puedo decir ya de ellas, más que estas fotos.

Setas picantitas.
Las setas al vino con cayena son picantes, es una receta más de todas las que hago en las que el picante está presente y hace que difrute de él. Si no nos gusta el picante, podemos cambiar la cayena por un puntito de pimienta o un poco de nuez moscada, cada persona a su gusto.

Tartaletas de paté de calabacín.

Ingredientes:

Unas cuantas tartaletas para reposteria, veganas, evidentemente.
Unas cucharadas de paté de calabacín.

Preparación:

Una vez tenemos el paté de calabacín hecho, la historia es sencilla, solo tenemos que abordar la caja de tartaletas que encontremos sin productos animales y colocar unas cucharaditas de paté dentro, para hacer una presentación digna de un prestigioso restaurante.

Presentación de lujo:
Las tartaletas son un producto caro, la verdad, pero cierto día en el "super" las tenían de oferta, y siempre me había quedado con las ganas de llevarme algo así para que lucieran bien los patés. Una presentación digna de invitar la familia a cenar, para que vean que no solo comemos lechuga y alfalfa.

Frivolidades.
Una buena bandeja llena de diversos patés, montados sobre tartaletas, tostadas pequeñas, bocaditos de hojaldre, hojitas de cogollo de lechuga, hojas de endivia... son una muestra colorida de las mil posibilidades de la gastronomía vegana.
Sabores que se mezclan en pequeños bocados, dando juego a la mesa y ánimo a las miradas ávidas de color en nuestras mesas verdes.

Zumo de zanahoria y naranjas

Ingredientes:

2 naranjas.
2 zanahorias.
Unas gotas de zumo de limón.

Preparación:

Para preparar un zumo de zanahoria debemos disponer de una licuadora. Es una herramienta magistral para preparar zumos y batidos.
Lavamos y troceamos la zanahoria para que quepa por el agujero de la licuadora, las licuamos y reservamos la pulpa a parte, para preparar sobrasada vegana. A continuación pelamos las naranjas, y las licuamos, vertemos el zumo de zanahoria y naranja en el mismo recipiente y añadimos unas gotas de limón, movemos el zumo, y lo servimos en un vaso bonito para hacer la foto del blog.

Zumo valenciano, jejeje.
El zumo de naranja es un lujo de Valencia del que disfrutamos casi por castigo, puesto que llegado el invierno, todo el mundo conoce alguien que tiene algún campo y le puede facilitar unos kilos de naranjas para supervitaminarse y supermineralizarse.

Combinación ideal.
Cortesía de una amiga de Ecuador, la receta del zumo antianémico. La combinación de naranjas, zanahoria y remolacha es perfecta para luchar contra la anemía, una debilidad tan extendida entre nuestrxs conocidxs, no necesariamente vegetarianxs, jajajaja. Vitaminas C, D, E y hierro, junto con el resto de aportes minerales que contienen estos ingredientes, forman parte de un cocktail con el que te puedes llenar una botella de litro de vidrio y ir a disfrutar de una buena velada de hardcore y punk.
Hoy no tenía remolacha, pero sí muchas naranjas y zanahorias, jejeje, así que tampoco nos vamos a poner muy estrictxs ¿no?

Setas de cosecha casera

Desde que descubrimos las balas de paja con esporas de setas comestibles, cada año disfrutamos de unas deliciosas tapas de setas cuando se acerca el invierno.
Unas balas de paja, cubiertas por un plástico negro que impide que les de la luz, el cultivo es sencillo, se realizan unos cortes sobre el plástico y se corta la parte de abajo del fardo, poniendo la paja directamente sobre alguna especie de toalla o tela que aguante la humedad.
En un recipiente de plástico, por ejemplo, donde queda la bala, colocamos una toalla húmeda, el fardo con la parte plástica de abajo retirada y con unos cortes transversales en la parte superior, que rociaremos todos los días, y siempre que nos acordemos con agua mediante un dispersor de tipo multiusos del hogar.
Al cabo de unos días comenzarán a brotar unas pequeñas cabezas de hongo, que poco a poco crecerán en familía, hasta alcanzar unas dimensiones sorprendentes.
Solo queda cortarlos y llevarlos a la cocina para ser preparados y disfrutar de las setas de cosecha casera.
También hay balas de champiñones, aunque estas tienen un funcionamiento distinto, y personalmente me parecen más difíciles de cultivar.

Tapas veganas de los jueves




A lo largo de finales de noviembre y el mes de diciembre, las tapas de los jueves han continuando acompañando nuestras noches. Una buena muestra de las tapas de las que se puede disfrutar son las fotos de la pizarra de cada día.

Estas semanas hemos preparado:
-Patatas bravas.
-Setas de cosecha.
-Montaditos de paté, de sobrasada vegana y hummus.
-Salchichitas de tofu.
-Coliflor al curry.
-Patatas al horno.
-Champiñón a la plancha.
-Pinchos morunos.
-Verdura al curry.
-Rollitos de primavera.
-Montaditos de paté de berenjena.
-Filetillos de soja con pimientos.
-Berenjena y coliflor al curry.
-Revollón a la plancha.
-Setas de chopo a la plancha.
-Medallones de verduras.

(Los jueves desde las 21 horas, preparamos tapas veganas para la autogestión de la Quimera csa.Un punto de encuentro para las tardes-noches de los jueves donde disfrutar de una degustación de platos veganos y colaborar con el proyecto del centro social.
Tras una tarde de escalada en el rocódromo, ver unos videos musicales, jugar a algún juego de mesa...)

jueves, 27 de noviembre de 2008

Arroz con rebollones


Ingredientes (4 personas):

400g de arroz.
1/2 k de rebollones.
2 cebollas grandes.
Pimienta.
Sal.
Aceite.
Un par de pimientas cayenas.

Preparación:

Lavamos y limpiamos los rebollones para retirar la tierra que puedan llevar y los gusanos que puedan albergar, pasando a trocearlos en piezas pequeñas que puedan ser llevadas a la boca, aunque no demasiado pequeñas, para que se aprecie la variedad del hongo que utilizamos. Por otro lado picamos la cebolla, bastante fina y en una paella al gusto, que sepamos que no se pega, ponemos a sofreir los rebollones junto con la cebolla y las dos pimientas cayenas, demenuzadas, a fuego medio, con un chorrito de aceite de oliva, hasta que la cebolla llegue a dorarse. Una vez la cebolla esté doradita, añadimos un poco de pimienta y la sal, al gusto. Ahora tenemos que aplicar la técnica del arroz de paella valenciano:
Si la paella es una paella típica valenciana, es decir, una de esas que tienen dos asas, unidas a la paella por unos clavos, solo tenemos que añadir agua por encima de los clavos, esperar a que reduzca hasta su nivel y verter un caballón de arroz, que sobresalga del agua, de clavo a clavo con un grosor de 3 dedos; remover y dejar que se acabe de hacer, 10 minutos afuego fuerte y 10 minutos a fuego lento.
Si la paella no es valenciana... pues hay unas técnicas que consisten en: echar el arroz, medido, y saltearlo hasta que empiece a oler a palomitas, o algo así. Entonces añadimos el doble de agua que de arroz, y dejamos que se cueza a fuego medio; o lo tapamos herméticamente una vez empiece a hervir, apagando el fuego y dejando que se haga con el propio calor.

Una vez listo, dejamos reposar y servimos en 5 minutos.

Los arroces y lxs valencianxs.
El arroz es un recurso clásico de lxs cocinerxs valencianxs y tiene sus manías, la principal es que una vez echado el arroz, no hay ninguna razón por la cual se pueda mover, recuerda ésto o te quedaras sin manos!!!

Rebollones, fotos de su recogida.

Diferentes arroces en el blog.

Ensalada de arroz y canónigos.


Ingredientes:

50g. de arroz blanco.
Un puñado de canónigos.
Un poco de pimiento rojo.
Una zanahoria pequeña.
Un par de alcachofas en conserva.
Aceite.
Sal.

Preparación.

Cocemos el arroz o utilizamos las sobras de ese arroz blanco que preparamos ayer y no nos acabamos. Lavamos el pimiento rojo y la zanahoria y lo picamos fino para añadirselo al arroz, los canónigos también hay que lavarlos por otro lado.
Mezclamos el arroz con los canónigos, la zanahoria y el pimiento rojo y lo colocamos en el plato, coronandolo con un par de alcachofas en conserva.
Sencilla y rápida receta para un día con prisas.

Ensalada de arroz.
Las ensaladas de arroz son platos rápidos y sencillo que nos pueden salcar de un apuro de tiempo para comer o cenar, no son recetas muy espectaculares pero si efectivas.

Aliños para ensaladas de arroz.
La salsa de soja, la salsa agridulce, leche de coco, hummus, tahine, son salsas y aliños que nos pueden ayudar a potenciar cualquier ensalada y en concreto esta si vemos que para un poco sosa.

Alcachofas en conserva.
Me apasionan las alcahofas en conserva, su sabor y su textura, y sin embargo aún no he conseguido reproducirlas en casa, a ver si este invierno con las alcachofas que se reciclan consigo algo parecido y las reproduzco y consevo para deleitarme con su sabor en el verano y el otoño.

Ensalada con tofu salteado y remolacha.


Ingredientes:

Unas hojas de lechuga romana.
100g. de tofu duro fresco.
Unas rodajas de remolacha.
1/2 cebolla mediana.
Levadura de cerveza.
Vinagre.
Aceite.
Sal.

Preparación:

Primero salteamos unos daditos de tofu fresco, duro, en una sartén antiadherente, por que el tofu se pega mucho, durante unos minutos, hasta que coja un tono tostadito, y lo dejamos reposar mientras preparamos la ensalada.
Para la ensalada cogemos y preparamos un fondo de lechuga con unas hojas que previamente habremos lavado y enjuagado. La cortamos finita y sobre esta colocamos la cebolla picada finamente, dejando la parte de arriba para la remolacha, para este caso utilizamos una que venden en frasco que viene rayada en forma de medallones o rodajas y que viene muy bien para acompañar las ensaladas. Sobre los ingredientes que tenemos en la ensaladera, colocamos el tofu, y aliñamos con aceite, vinagre y sal. Espolvoremos sobre la ensalada un par de cucharadas de levadura de cerveza, y listo para servir.

Ensalada con tofu salteado, mmmm.
Tiene buena pinta, la foto es bonita, y... el plato es muy rico, jejeje, aunque no esté muy bien que lo diga yo, ¿no? Os recomiendo esta ensalada, cortesía de nuestra hermana Lorena, no es que el resto de ensaladas estén de relleno, pero...jejeje, esta está especialmente rica.

Levadura de cerveza desamargada.
Cuando me hablaron de ella por primera vez me sonó especialmente extraño, me la refirieron como el queso para lxs veganxs, hoy puedo decir que no sé de donde se sacaron esa afirmación, jajajaja. Tras años de utilizarla y disfrutarla, es un condimento necesario para mi en las lentejas, potajes y guisados, junto con su inseparable compañero el vinagre, aportando vitaminas extra y nutrientes valiosos para lxs veganxs que adoran las estadísticas nutricionales.
En las ensaladas le dan un toque distinto y muy cosmopolita (jajajjajajajaj).
Pruébala, te sorprenderá, pero de queso...nada de nada.

(Insomnio)

Ensalada con carne de pimiento rojo


Ingredientes:

Unas hojas de lechuga, romana y hoja de roble.
Una zanahoria grande.
Un pepino.
Un puñado de olivas.
Un par de cucharadas de pimiento rojo asado.
Aceite de oliva.
Vinagre de manzana.
Sal.

Preparación:

Lavamos la lechuga y la zanahoria, y lo enjuagamos bien. Cortamos las hojas de lechuga en tiras finas y la disponemos en un plato ensaladero para hacer el fondo de la ensalada. Seguidamente, cortamos la zanahoria en tiras finas, como si fuesen palitos y la colocamos sobre las hojas.
Por otro lado pelamos el pepino y lo cortamos en rodajas, que dispondremos alrededor de la ensalada, para darle una presentación bonita, en una primera mitad del plato situamos el pepino, y en la otra las olivas, como podemos observar en la foto. Para culminar la ensalada, añadimos tiras de pimiento rojo asado previamente en el horno, que se prepara muy rápido, es fácil de hacer y deja un sabor muy bueno.
La combinación de la frescura de las hortalizas con la textura del pimiento asado es muy agradable.

Yeeeee, ya era hora de que subieras nuevas recetas, que me tenías tirándome de los pelos.
Hace mucho tiempo que no subía nada, problemas informáticos severos habían puesto en jaque mi fondo de fotografías de platos. Muchos se han perdido para siempre...jajaja. De momento iré recuperando el ritmo si puedo, claro...porque la antipatía mecánica que me acompaña hace que los pecés se rompan a mi paso.

Ensaladas.
Las ensaladas siempre son el acompañamiento perfecto para cualquier comida, dando ese importante aporte de los alimentos frescos que muchas veces se nos olvida y es tan necesario para nuestra salud.

Lechugas.
Las hojas verdes en ensalada son diversas y muy recomendables, podemos incluir y diseñar ensaladas con varios tipos de hojas, como por ejemplo lechugas romanas, iceberg, hoja de roble, espinacas, acelgas, rúcula, repollo, col, escarola...
Hay que encontrar las que más nos gusten, y no rendirse a la normalidad que nos ofrece la lechuga romana por su mayor disponibilidad y tradición. Es importante inventar en nuestros platos, como en nuestras vidas.

(Über)

jueves, 23 de octubre de 2008

Ensaladita de garbanzos a la hierbabuena

Ingredientes:

2 hojas de lechuga.
Un puñado de garbanzos.
Un puñado de olivas deshuesadas.
1 tomate de pera.
Unas hojas de hierbabuena.
Un poco de maiz dulce.
Sal.
Aceite.
Vinagre.

Preparación:

Esta ensalada es muy sencilla, solo hay que aprovechar todo lo que se nos ha ido quedando en la nevera estos días, jejjejeje. Por un lado hacemos un fondo de lechuga picada fina, añadimos el maiz, los garbanzos y las olivas, que hemos partido por la mitad. Torceamos el tomate y lo mezclamos todo, con un poco de sal, vinagre y aceite, para coronar la ensalada picamos unas hojas de hierbabuena y la ponemos sobre la ensalada.

Hierbabuena.
Recogemos la hierbabuena de nuestra macetita en la que sale sin ningún problema, y la bajamos para la cocina, donde la podemos utilizar para cualquier plato, dándole un aroma especial a nuestros guisos y platos.

Ensalada de sobras.
hacer guisos con sobras es típico, pero también lo es hacer ensaladas con todos los ingredientes crudos que nos van quedando en la nevera a lo largo de esos días de cocinar para mucha gente. Un poco de aqui y un poco de allá y tenemos una ensalada rápida y de combate para acompañar cualquier comida que siempre viene bien.

Ensaladitas.
Son muy importantes en nuestra dieta, muy presentes en el verano y la primavera, pero con el frío que se acerca van quedando relegadas a un segundo plano. Es importante ser conscientes de que la comida cruda contiene el mayor número de aportes que nos puede ofrecer. Los crudos nos permiten un gran juego de platos, que muchas veces por nuestro deje de "cocinillas veganxs" se nos olvidan y no se muestran en nuestros blogs.
Así que ahi queda eso, a comer ensaladas y crudos!!
jejeje.

Arroz al horno

Ingredientes (4 personas):

400g de arroz.
100g de garbanzos.
4 patatas medianas.
6 dientes de ajo.
2 zanahorias medianas.
3 tomates grandes maduros.
Una cucharada de pimentón de la vera.
Sal.
Un horno.

Preparación:

Pelamos y troceamos las patatas en trozos grandes y las ponemos a freir en abundante aceite caliente.
Por otro lado, pelamos las zanahorias y las troceamos en trozos no muy grandes y las ponemos a saltear en una sartén junto con los ajos, a los que les hemos dado un cortecito en el centro. Acto seguido echamos el arroz, tomando las medidas con un vaso, para poder añadir el doble de agua en el momento adecuado, jejej. Movemos el arroz, para que se vaya dorando, y cuando empiece a estar tostadito, añadimos el pimentón, moviéndolo para que no se queme, entonces, cuando empiece a oler bien, echamos el agua, ya sabes, el doble que el arroz. Cuando empiece a hervir lo provamos de sal y le ponemos la que le haga falta, lo vertemos en la misma cazuela en la que hemos colocado las patatas fritas en trozos bien grandes, añadimos los garbanzos a la cazuela y colocamos sobre el arroz los tres tomates cortados por la mitad.
Entonces, con el horno precalentado a 180º, dejamos que se ase, hasta que el arroz se chupe el agua. El tiempo que necesita será cerca de 20 minutos, pero controlalo, porque depende del horno y del tiempo que hayamos dejado que hierva el agua en la sartén.
Una vez listo, solo debemos dejar que repose unos minutos, y listo para servir.

Garbanzos.
Podemos usar garbanzos secos, si los ponemos un dia antes en remojo, y los precocemos para que no se nos queden duros; podemos utilizar garbanzos de frasco que ya van precocidos y son de fácil acceso en cualquier supermercado; o, los que nosotrxs solemos utilizar, garbanzos congelados, que se quedan muy bien en los arroces al horno, y en 5 minutos los tienes listos para cualquier sopa.

Arroz al horno.
Oooooooooooo, sencillamente el mejor arroz que podemos preparar, jejjejej, lo prefiero por encima de cualquier paella o similar. Es una gran comida. El tomate, al chafarlo, todavía caliente, deja caer su líquido sobre el arroz...mmmmm.
Es mi arroz favorito, no cuesta mucho de hacer si precalientas el horno, en cuestión de 45 minutos puedes tenerlo preparado.
Hay variedades válidas, con guisantes, son habas, con algas, con pimiento...pero siempre con tomate, jajaja.

¿Agua?
Si, podemos usar agua solo, si no disponemos de caldo.
Generalmente cuando preparamos algún hervido o cocido, suele sobrar caldo y le da un valor añadido a nuestro palto magistral.
El arroz al horno con agua no queda lo soso que diría nuestra madre que debe quedar, es más es un plato rico, que hará las delicias de nuestrxs compañerxs de piso, o de lxs invitadxs.

Tapitas del jueves 9 de octubre

Los jueves desde las 21 horas, preparamos tapas veganas para la autogestión de la Quimera csa.
Un punto de encuentro para las tardes-noches de los jueves donde disfrutar de una degustación de platos veganos y colaborar con el proyecto del centro social.
Tras una tarde de escalada en el rocódromo, ver unos videos musicales, jugar a algún juego de mesa...

Esta semana tuvimos:

*Patatas bravas.
*Pimientos del padrón.
*Salchichitas de tofu.
*Rollitos de primavera.
*Pimiento asado.

Avellanas

Ingredientes:

Un buen puñado de avellanas.
Un buen par de dientes o un cascanueces.

Preparación:

Cogemos y partimos las cáscaras de las avellanas con los dientes si no está nuestra madre delante ynos dice eso de "te vas a romper los dientes" o "los dientes no son para eso", en caso de estar en una cena familiar, con nuestra madre delante, pues usamos el cascanueces, jajjaaj.
Podemos usar la opción B, que es abrir un paquete de avellanas peladas, y a comer como si estuviesemos locxs.

Avellanas.
Las avellanas picadas en los asados.
Las avellanas crudas en las ensaladas.
Avellanas a palo seco como aperitivo.
Avellanas en la pasta y la lasaña.
Son un condimento muy rico y que le da mucho aroma a los platos, siempre que puedas, multiplica el valor incalculable de todos nuestros super platos.

¿Qué puedo decir de las avellanas que no se haya dicho ya?
jajajaja, ¿os acordáis de TRIKI, el mostruo de las galletas? pues yo lo mismo pero de las avellanas y demás frutos secos, así que a comer frutos secos que es lo que toca!!

Boletaires



Rovellons d'Aragó.
Este fin de semana pasado fuimos a Saldón, un pueblecito de Teruel y estuvimos recorriendo los pinares en busca del famoso rebollón, ha sido un otoño especialmente húmedo, y estaba lleno de setas el monte, nunca había visto tanta variedad ni esa cantidad.
Pasear por el monte y descubrir todas esas setas naciendo de la tierra, en el silencio, cada vez más lejos del coche, rodeado de pinos y sabinas, romero y tomillo, encontrando aqui y allá revollones y respirando aire fresco.
Cae la tarde y de vuelta encontramos a decenas de personas que venían de recolectar setas, y su rastro nocivo, bolsas, latas, colillas, botellas de agua... La mano de la gente de ciudad ensuciando los restos de naturaleza que quedan alejados del gris asfalto.
La infamia del egoísmo humano.

Setas silvestres salteadas

Ingredientes:

Tres setas, Macrolepiota procera.
Un par de dientes de ajo.
Aceite de oliva.
Sal.


Preparación:

Lavamos las setas recogidas en el monte, y las troceamos en gajos grandes. Machacamos los ajos con un golpe seco contra el banco.
Ponemos una sartén en el fuego con un chorrito de aceite y cuando esté caliente, echamos los ajos, cuando se doren un poquito, añadimos las setas, dejando que se sofrían. La seta va perdiendo el agua poco a poco, si vemos que hay de masiado líquido, podemos ir retirandola para que se sofría más rápido.
Dejamos que se dore la seta, y separamos en un plato, lista para servir.

Macrolepiota procera.
Conocida como parasol (cast.) o paloma(val.) es una seta que no habíamos visto en la vida, pero como nos llevamos unas fotos de diferentes setas comestibles, pues esta era inconfundible, cogimos 3, eran bastante grandes, y cual fue nuestra sorpresa al probarla, mmmm deliciosa. Un sabor sorprendente y muy agradable.

sábado, 11 de octubre de 2008

Tapas jueves día 2 de Octubre.

Los jueves desde las 21 horas, preparamos tapas veganas para la autogestión de la Quimera csa.
Un punto de encuentro para las tardes-noches de los jueves donde disfrutar de una degustación de platos veganos y colaborar con el proyecto del centro social.
Tras una tarde de escalada en el rocódromo, ver unos videos musicales, jugar a algún juego de mesa...

Esta semana tuvimos:

*Patatas bravas.
*Croquetas de la casa.
*Pimientos del padrón.
*Paté de champiñón.
*Salchichitas de tofu.

(Oi Polloi)


Montaditos de espárragos.

Ingredientes:

Pan tostado.
Un manojo de espárrados trigueros.
Aceite.
Sal.

Preparación:

Cogemos pan que tengamos del día anterior, y lo cortamos en porciones para montaditos, de una barra de 250g podemos sacar 4 o 5 trozos que partiremos por la mitad y colocamos en el horno para que se tuesten durante un ratito, controlando que no se nos quemen.
Por otro lado, cogemos y lavamos los espárragos, mientras ponemos una olla con un poco de agua a fuego fuerte, y preparamos un recipiente con agua con unos hielos.
Partimos los espárragos con la longitud de los panes, más o menos por la mitad. Una vez el agua esté hirviendo, vertimos los espárragos en el agua y los dejamos a penas 1 minuto, separándolos rápidamente en el hielo para que se enfríen, esta técnica me la presentaron como "Blanquear".
A continuación, sacamos los trozos de pan del horno y colocamos un par de espárragos sobre cada uno, un chorro de aceite, una pizca de sal.
Servimos los montaditos con el pan aún caliente y seremos aplaudidxs.

"Blanquear".
Esta técnica es cortesía de Angelita, que nos sorprendió un día con unas zanahorias troceadas, blanqueadas que estaban riquísimas. Nos explicó como hacerlas y que se puede aplicar a cualquier verdura, el caso es que los espárragos la agradecen mucho.

Montaditos variados.
Los montaditos son un entrante muy vistoso para una cena.
Aqui, en el blog, hay diferentes recetas ya que se prestan a ser convertidas en montaditos, entre patés, mermelada, salteados...
Los tapeos son susceptibles de utilizar los montaditos para hacer las delicias de lxs colegas.

(Oi Polloi)

Nueces

Ingredientes:

1/2 k. de nueces.
Dos manos.
Técnica depurada en abrirlas sin otros utensilios.

Preparación:
Cogemos una nuez con su cáscara con la mano derecha y la colocamos sobre el dedo índice y apretamos fuertemente con el dedo pulgar, hasta que estalle la nuez. Si no podemos con esta técnica, podemso presionar 2 de nueces, la una contra la otra hasta que una de ella reviente. Si este modo tampoco nos sirve podemos utilizar un cascanueces que los hay de diferentes modelos.
El caso es abrirlas y comerselas!!!
Siempre se nos olvidan las cosas buenas.
Al igual que las frutas frescas, se nos olvida a menudo que los frutos secos forman parte de nustra dieta y están muy ricos. En este blog no faltarán menciones a esos grandes olvidados de las dietas libres de crueldad.

Las nueces.
Son frutos secos típico para las fechas de la navidad cristiana.
Son fruto del nogal, muy apreciadas por sus aportes (proteínas, vitaminas del grupo B, oligoelementos, aceites, lecitina y ácidos grasos omega 3).

Uso de los frutos secos.
Los frutos secos se conservan bien durante largo tiempo y para mi son un manjar delicioso y muy utilizado.
Se comen crudos y tenemos acceso a ellas con cáscara y peladas.
Su función en la cocina es variada y se puede utilizar para ensaladas, asados, patés, panes, postres, reposteria...

Cerebros pequeñitos.
Siempre me dieron cierto reparo por su similitud con cerebros animales, por su forma, tan enrevesada y con dos hemisferios (en realidad 4, pero bueno) "idénticos", aunque desde que hace un par de años descubrí que no eran cerebros, intento comerme todas las que puedo, jajajaja.

(Oi Polloi)

Ensalada festival del canónigo.


Ingredientes:

4 hojas de lechuga romana.
Un puñado de canónigos.
3 tomates valencianos.
1 cebolla mediana.
1 bote mediano de maiz dulce.
1 bote de brotes de palmito.
Un puñado de pipas peladas.
Aceite.
Sal.
Vinagre.

Preparación:

Lavamos toda la verdura.
Cogemos la lechuga y la picamos en juliana, la mezclamos con los canónigos (salvo un par que guardaremos para lucir la presentación) y los colocamos en el fondo. Troceamos los tomates y picamos la cebolla fina, colocándolo sobre los canónigos y la lechuga. Sobre esto colocamos el maiz y el palmito cortado en medallones. Para rematar la ensalada echamos las pipas y colocamos los brotes de canónigo que mejor estaban y habíamos reservado sobre la ensalada.
Aliñamos y lista para servir.

Palmito.
mmmmmmm
Parece que, por lo que leo ahora mismo, es un pequeño problema consumir este producto por el coste ecológico que supone para la selva vírgen.
Vaya, vaya, no era consciente de este conflicto que he descubierto en este enlace (no es que la wikipedia sea muy de mi agrado, pero...). De modo que no sé si recomendar mucho esta receta. Aunque el palmito puede ser substituido por otro ingrediente.

Ensaladas con botes de conservas.
Los botes de conservas muchas veces quedan fuera de las recetas porque es preferible consumir alimentos crudos y frescos, de modo que los alimentos enlatados no son de mis preferidos a la hora de recomendarlos. Sin duda suponen una fuente de alimentos para la cocina nada despreciable, es más, las solemos utilizar habitualmente en la preparación de algunos de nuestros platos.

Conservas industriales.
En general el nivel de peligro de las conservas industriales tiende a ser despreciable, a pesar de conocidos casos de intoxicación, es una fuente segura.
Genera deshechos, aunque reciclables. Las latas no tienen una función de reutilización muy evidente, todo lo contrario que los frascos, que son reutilizados en la mayoría de los hogares.
Cuidado con los dedos y las latas, que cortan!!! jajaja

(DOOM)

Ensaladita valenciana trucada

Ingredientes:

Un par de hojas de lechuga romana.
Un par de hojas de col lombada.
Una zanahoria.
1/2 bote pequeño de maiz dulce.
Unos cuantos piñones.
Unos trocitos de "queso" vegano.
Un tomate valenciano.
Una cebolla mediana.
Unas olivitas.
Aceite de oliva.
Sal.
Vinagre.

Preparación:

Cortamos la lechuga, la col y la cebolla en juliana y hacemos un nido con todo ello en el fondo del plato. Rallamos la zanahoria con un pela patatas, cortamos el tomate en trozos finos y troceamos el queso; seguidamente, lo colocamos sobre el nido, en orden. Sobre la ensalada colocamos el maiz dulce, los piñones y las olivas coronando. Aliñamos y listo para servir.

Ensaladas.
Casi todas las recetas de ensaladas son cortesía de Lorena, que está un poco cansada de que le corte la bola para hacerle fotos a toooodos los platos, jajajaja, unas salen mejor y otras peor, pero desde luego, los que ellas prepara son un festival para la vista y el paladar.
Un besote, Lorena, que te lo mereces!!.

Ensaladitas para comer.
Durante el veranolas ensaladas marcan nustras comidas, ahora que subo las recetas es un poco tarde, porque el otoño ha llegado y nuestra faceta animal tiene un apetito voraz para conseguir superar el invierno. ¿Hambre a todas horas y sensación de ansiedad por la comida?? es el legado de nuestro yo más salvaje.

(DOOM)

domingo, 28 de septiembre de 2008

Paté de champiñón y nueces.


Ingredientes:

1/2 k de champiñón.
50g de nueces peladas.
Pimienta negra.
Batido de soja.
Aceite de oliva.
Sal.

Preparación:

Lavamos y limpiamos los champiñones, los troceamos y los ponemos a saltear en una sartén con un chorrito de aceite oliva. Mientras machacamos un poco las nueces en un mortero y las añadimos al champiñón antes de que se dore. Añadimos un poco de pimienta negra molida y dejamos que el champiñón de dore. Entonces retiramos del fuego la sartén y colocamos la mezcla en un vaso para batidora, junto con un chorro de batido de soja para darle un punto de cremosidad, pero si pasarnos, porque si no parecerá una crema más que un paté untable.
Batimos la mezcla hasta que quede una pasta uniforme. Dejamos que enfríe fuera de la nevera, y enseguida estará lista para comer.

Tengo unos champiñones que están un poco feos ¿Puedo usarlos?
Claro, de hecho los patés podemos utilizarlos para gastar ingredientes que están un poco feos, o que después quitarle las partes feas se quedan poco presentables para nuestros platos de presentación, jajaja.
Pela los champiñones, levantando la piel de sus cabezas y utilizalos de manera normal, de hecho hay gente que los pela para utilizarlos a pesar de que no estén feos.

El paté de champiñón se me queda muy oscuro.
No te preocupes, es normal, el champiñón al oxidarse se pone oscuro. Utiliza limón para que esto no suceda, aunque no pasa nada, es algo natural.

Otro día más y mejor, que por hoy ya está bien, no sé me ocurren más chistes malos que poner.
Gracias a todas la personas que leéis este blog, a las que lo enlazáis y las que comentáis las entradas. Pasito a pasito vamos haciendo que esto no parezca la locura unxs pocxs, sino la locura de unxs muchxs. Cada día hay más páginas, blogs y recetarios veganos. Espacios y posibilidades para la gente que aboga por la liberación de los seres y el fin de la explotación, la industria y el capitalismo.
Ánimos para todxs lxs que aportan pequeños granos de arena para detener la masacre y el holocausto animal.

(Betercore/Soberesponse)


Paté de calabacín.

Ingredientes:

4 calabacines medianos.
50g de avellanas.
Una ramita de romero.
Una ramita de tomillo.
Aceite de girasol.
Sal.
Un vaso de vino blanco.

Preparación:

Lavamos los calabacines y los picamos finitos para saltearlos un poco y que se hagan rápido, y las colocamos en en una sartén con un chorro de aceite a fuego medio para saltearlo. Machacamos las avellanas en un mortero o con la batidora y las añadimos al calabacín, junto con las ramas de romero y tomillo. Cuando el calabacín comience a estar blandito, vertemos el vaso de vino blanco y dejamos que reduzca a fuego bajo para que pierda el alcohol y que el calabacín coja su aroma.
Una vez que el vino haya reducido, separamos las ramas de las hierbas y colocamos en el vaso de la batidora para triturar la mezcla. Una vez batido, si queda demasiado espeso, cosa difícil que ocurra, se le puede añadir un chorrito de aceite de girasol.
Una vez se enfría, fuera de la nevera, ya está listo para servir, con un sabor muy agradable gracias a las avellanas, que también le aportan una textura peculiar.

¿Han de ser ramas, o vale la especia de frasco?
Yo prefiero las especias directas de la rama, ya que suelo recogerlas de la montaña y me siento mejor usándolas, pero claro que sirve, yo las utilizo en infinidad de platos las de frasco, muchas veces es la única manera de acceder a ellas. Aunque siempre es preferible fresca.

Paté solidario.
Ésta receta fue la que utilizamos para uno de los patés que aportamos en la cena de la penya Picaporta de Mislata para el sopar popular i nit d'Albaes en el que colaboramos con una pequeña muestra de gastromía vegana.

Patés.
Siempre un placer encontrar patés en la nevera. Bocadillo rapidos, entrantes, montaditos, acompañamientos, picaditas... El paté se mantiene bien guardado en frascos en la nevera y siempre viene bien tener uno preparado a mano.
Preparamos un buen número de patés y a disfrutar de merendolas con pan tostado, como si fuera el cumpleaños de un niño

(Wolfbrigade)

Guarreando un poco. Bocadillo dominguero.

Ingredientes:

1/2 barra de pan.
2 hamburguesas veganas caseras.
Una hoja de lechuga.
Unas rodajas de tomate.
Un poco de cebolla.
Unos trozos de "queso vegano".
Patatas fritas.
Sojanesa.
Ketchup.

Preparación:

Una vez tenemos los ingredientes preparados, es decir, las hamburguesas hechas a la plancha, la lechuga picadita, el tomate y la cebolla fileteadas, los trozos del queso cortaditos, las patatas fritas, la sojanesa hecha, y el ketchup encima la mesa. Solo tenemos que abrir el pan por la mitad y prepararmos para llenarlo y que no se nos caiga nada.
Lo primero es restregar sojanesa en la parte de la derecha (si no eres zurdx, en ese caso el montaje es a la inversa y el pan sigue siendo lo primero, claro, jejej), luego añadimos la lechuga, el tomate y la cebolla. Las hamburguesas las partimos por la mitad y colocamos 3 mitades a lo largo del pan (posiblemente no nos quepa más). El ketchup lo ponemos en la cara interior izquierda del pan, y para completar el pedazo bocadillo, añadimos los trozos de queso. Si caben las patatas, pónselas, que a mi ya no me cabían en éste, pero completan el bocadillo dominguero.
Una vez lleno el pan, el rollo está en cerrarlo sin que se caiga nada y que no chorree, ponemos una servilleta a su alrededor y que cubra el culo para que no nos manchen las gotas, porque te aseguro que algo caerá.
A comer, que esto se enfría.

Vaya bocadillo, no te cabe ni en la boca.
Jajajaja, si que cabe, sí, solo tienes que aprender a entrarle, busca el lateral y muerde, que poco a poco nos haremos con él y durará poco su resistencia.
Eso sí, prepara un par de servilletas para limpiarte el ketchup de las mejillas y de la barbilla, es el bocadillo especial de la gente que siempre nos manchamos al comer, jejeje.

Bocadillo completo.
Este bocadillo está inspirado en esos bares en los que te llenan los bocadillos hasta que es imposible que quepa más, rollo los árabes donde hacen los falafels tan gordos que te ensucias hasta la nariz.

Domingos.
¿Qué hará de los domingos unos días tan tristes?

(Remains of the Day)

Ensalada de rúcula y "queso vegano"

Ingredientes:

Un puñado de hojas de rúcula.
2 tomates grandes.
3 hojas de lechuga romana.
1/2 cebolla.
Unas tiras de "queso vegano".
Unas lonchas de remolacha (bote conserva).
Aceite de oliva.
Sal.
Vinagre de sidra.

Preparación.

Lavamos la verdura y la enjuagamos bien. Por otro lado, cortamos unas tiras de ese queso casero que hemos preparado y lo reservamos para adornar el plato.
Cortamos la cebolla en medias lunas, muy finitas. El tomate lo cortamos también en gajos, y la lechuga la picamos en juliana.
Colocamos una base de lechuga picada, sobre ésta añadimos la cebolla, y luego el tomate con todos los gajos hacia el mismo lado, de forma uniforme. Encima de estos ingredientes, ponemos las lonchas de remolacha y para coronar las hojas de rúcula.
Sobre la ensalada de rúcula disponemos las tiras del queso, como rayos que caen desde el dentro hacia los bordes del plato. Añadimos sal al gusto, un chorrito de aceite y otro de vinagre.
Lista para servir.

Ensaladas de verano.
Hay una buena muestra de ensaladas por llegar de todas las que hemos preparado este verano, que por cuestiones técnicas aún no habíamos podido descargar. Un verano de fruta y ensaladas por las mañanas, para evitar el sofoco de los mediodías valencianos.

Rúcula.
Es una hoja verde no muy habitual en las verdulerías del pueblo, pero si que está presente en los hipermercados de la zona, no es especialmente barata, pero está rica y es bastante versátil, se presta para utilizarla en pastas y arroces.

(D.S.13/Remains of the day)

Nectarina

La nectarina es una fruta ácida, variedad del melocotón. Esta variedad está exenta del vello de la piel del melocotón, y suele tener una textura un tanto más húmeda.

Fruta de verano.
La nectarina es una fruta de verano, es su época de recolección, por lo que es cuando más accesible está a los bolsillos de la gente pobre como nosotrxs. en agosto su producción se ha convertido en masiva y es cuando las personas que reciclamos nos enfrentamos a su abundancia.
Es preferible tomarla cuando todavía está dura, aunque haya gente que la prefiere madura, ya que se deshace en nuestros dedos a la hora de comerla si está blanda.

¿5 nectarinas son demasiadas en una sentada?
La verdad es que 5 nectarinas de golpe no provocan ningún malestar. Después de ejercicio intenso, las frutas son alimentos completos que nos ayudan a recuperar vitaminas y aminoácidos. La fruta es una comida tan válida como cualquier otra, y aunque no seamos frutarianos o crudívoros en el verano solemos aprovechar, de una manera subconsciente sus cualidades para esquivar la cocina.

II Vegan Fusion Fest en Valencia.

Más información en la web: http://www.veganfusionfest.org/

Tapas jueves día 11 de Septiembre

Los jueves desde las 21 horas, preparamos tapas veganas para la autogestión de la Quimera csa.
Un punto de encuentro para las tardes-noches de los jueves donde disfrutar de una degustación de platos veganos y colaborar con el proyecto del centro social.
Tras una tarde de escalada en el rocódromo, ver unos videos musicales, jugar a algún juego de mesa...

jueves, 25 de septiembre de 2008

Albóndigas de ripio en salsa.

Ingredientes:

Unos restos de comida del día anterior, en este caso sopa de fideos.
Pan rallado.
Pimienta.
Canela.
Anís en polvo.
Sal.

Para la salsa:
1 k de tomates maduros.
4 cebollas medianas.
2 dientes de ajo.
Sal.

Preparación:

Para las albóndigas cogemos los restos de la comida del día anterior (porque como nos pasamos haciendo, y la sopa no se puede aprovechar para otra cosa). La podemos triturar o machacar con las manos, yo esta vez he optado por machacarlo y que se vean los fideos si las partes por la mitad una vez hechas, que queda bonito y sorprende.
Bueno, una vez machacadas, le añadimos pan rallado y las especias. Según lo caldoso que sea el ripio tendremos que añadir más o menos pan para conseguir una masa manejable y que no se nos quede pegada en los dedos.
Vamos haciendo bolas de un tamaño mediano, para sofreirlas. Preparamos toda la masa en albóndigas, y calentamos aceite en una sartén y las vamos pasando por el fuego hasta que se doren bien por todos lados. Las vamos retirando y colocando en un papel absorvente para que pierdan el aceite sobrante, y ahi las reservamos para acompañar la salsa.

La salsa es sencilla, cogemos las cebollas y las cortamos en juliana, a medias lunas finitas, y picamos el ajo. Salteamos la cebolla en un poco de aceite, y cuando esté dorada, añadimos el ajo y después de darle un par de vueltas, vertemos los tomates rallados, ponemos el fuego a potencia media, echamos sal y una punta de azúcar, y dejamos que se fría.

Cuandola salsa esté lista echamos las albóndigas y las mezclamos, lo tapamos con una tapa y dejamos que el calor de la salsa ablande un poco las albóndigas y se mezclen los sabores.

Ripios.
Los arroces y pastas suelen ser las sobras más habituales en nuestra cocina, porque no cuesta nada hacer un poco de más por si acaso, por si acaso ¿qué? jajaja. Es la típica excusa de estar pensando en repetir y no aceptarlo, jajaja, siempre haciendo un poco de más, que "gulas".
Antes de que se echen a perder en la nevera es una buena idea convertirlos en algo útil: medallones, croquetas, albóndigas, hamburguesas... Solo requiere un poco de tiempo, y además así se pueden congelar.

Albóndigas en salsa.
Un buen plato para cenar, con tres albóndigas, un poco de salsa y unas patatas, y ala ya vamos bien, que estas albóndigas llenan de verdad.

No se me ocurre ninguna tonteria más que poner así que "hasta aquí puedo leer".


(Selfish/Severed Heads of State)

Tomate en conserva.

Ingredientes:

Tomates.
Recipientes de vidrio con tapa.
Una olla mediana.
Una olla grande.

Preparación:

La olla mediana la ponemos al fuego con agua, para escaldar los tomates y poder pelarlos bien. El fuego a una potencia baja una vez llegue al punto de ebullición. Dejamos los tomates unos minutitos, para que la piel se separe facilmente, por tandas; los retiramos y poco a poco vamos pelándolos y reservándolos aparte para colocarlos en los frascos.
Los frascos los tenemos que esterilizar, el sistema que utilizo yo es fregarlos bien, y colocarlos en el horno, precalentado a 200ºC para que mueran los "agentes del mal", durante media hora por lo menos, mientras preparo el contenido.
Una vez tenemos los frascos esterilizados, colocamos dentro los tomates pelados, o bien enteros, o troceados, hasta arriba, para que quede el mínimo espacio entre el contenido y la tapa, porque este aire es el que debemos extraer mediante la técnica de "al baño María", que es el que puede echar a perder toda la conserva.
La olla grande la ponemos a hervir con agua y un paño o tela en el fondo, donde colocaremos los frascos, que no han de tocar el fondo directamente, ya que podrían estallar. Los frascos "al baño María" deben cocer durante unos 20 minutos como proceso de esterilización.
Listos, ya tenemos tomate en conserva.
Ahora los debemos almacenar en un lugar fresco y oscuro para que no se pongan malos.

Tomate reciclado.
En verano es fácil el acceso a grandes cantidades de tomate, por ser su época de maduración, esto da la situación perfecta para que lxs recicladorxs nos hagamos con gran cantidad de esta fruta. El hecho de que sea tan abundante a veces hace que se nos ponga malo parte. El proceso de conserva es sencillo y nos crea una reserva para el invierno, en el que el tomate anda lejos de ser un producto de fácil acceso o precio razonable, no es lo mismo que fresco, pero siempre es mejor que las conservas comerciales.
El mismo caso para las personas que tienen acceso a un huerto.

¿Es el único modo de conservar el tomate?
Desde luego que no, hay varias formas, se puede secar al sol, guardar en salsa, hacer en aceite, o si son verdes colocar en vinagre, en mermelada... Pero desde luego esta es bien sencilla y relativamente rápida de hacer. Se presta para hacer una gran cantidad, solo dependes del número de frascos y de tomates que tengas.

Si tengo demasiados tomates, entonces...
Pues si tienes demasiados, la verdad es que lo mejor que puedes hacer es compartirlos qcon la gente que conozcas y los vaya a utilizar ¿no crees?

(Ekkaia)

Peras del peral

Ingredientes:

Peras recién cogidas del huerto.
Cuchillo de sierra.

Preparación:

Pelamos la pera y nos la comemos, o la lavamos bien y ÑaMñAm...

Peras en el Bierzo.
En los huertos del Bierzo es fácil enontrar frutales, el peral es uno ellos, el día que llegamos nos encontramos con 2 cajas como estas llenas de peras recién recogidas. Una delicia para la vista, y para el paladar. Aún estaban un poquito verdes y duras, como a mi me gustan, así que esta fruta acompañó nuestras tardes en esos días de septiembre.

Fruta.
La fruta sigue siendo una de las grandes olvidadas de nustros recetarios, así que como forman parte activa de nuestra dieta y nustra realidad, aquí siempre tendrán un espacio donde hablar de ellas.

Vaya peras.
jajajajajajaja

(Ekkaia)

Spaghetti con salsa de espinacas y champiñón

Ingredientes (4 personas):

400g de spaghetti.
200g de espinacas frescas.
300g de champiñón.
Aceite.
Sal.
Pimienta.
Pimentón dulce.

Preparación:

Ponemos una olla alta a calentar agua para la pasta, y mientras vamos lavando las espinacas y cortandolos pies de los champiñones y lavándolos para retirar las piedras y la arenilla que puedan tener. Cortamos las espincas en juliana y el champiñón lo laminamos fino.
Cuando el agua llega a su punto de ebullición, añadimos un puuñado de sal, que aumenta su temperatura de coción, y chorrito de aceite para que la pasta no se pegue, y colocamos la pasta en el agua para cocerla, los tiempos pueden variar, según sea tallarines o spaghetti, entre 7-12 minutos, pero el tiempo viene referenciado en el paquete.
En una sartén vertemos un chorro de aceite y salteamos la verdura, removiéndola junto con la pimienta y un puntito de sal. Salteamos hasta que las espincas sean blanditas y el champiñón este doradito.
Una vez cocida la pasta, la escurrimos y la colocamos en una sartén con un poco de aceite caliente, a fuego fuerte para freirla un poco con el pimentón para darle un toque de color y un sabor especial. Salteamos hasta que empiece a dorarse, entonces echamos una cucharadita de pimentón o dos, y removemos hasta que la pasta se quede rojiza. Nos tenemos que acordar de apagar el fuego antes de que el pimentón se nos queme.
Separamos la pasta entre los 4 platos y vertemos la salsa de espinacas sobre ella.
Listo para cenar.

Saltear la pasta.
El procedimiento habitual que sigo es ponerla al horno, porque me encantan los trocitos de pasta que se tuestan y se ponen negros, pero en este caso opté por probar a saltearla, que se hace mucho en la cocina china, en esos woks tan maravillosos. El resultado fue interesante.

Los champiñones se me ponen oscuros y feos.
No te preocupes, a mi también me pasa, jajaja, no hay problema en el sabor, solo en la presentación, un buen truco es dejar este ingrediente siempre para el final a la hora de usarlo, tanto para cortarlo como para cocinarlo, pero el truco que más mola es sumergirlos en un poco de agua con limón una vez troceados o laminados, les deja blancos, y no se oxidan.
Si están un poco feos porque llevan tiempo en la nevera, prueba a pelar los capuchones con las manos, que se da muy bien, y siempre puedes recuperarlos, desecha los troncos si están en al estado. Con el resto puedes hacer un buen paté.

Siempre haciendo pasta, eh!!
La pasta es uno de mis platos favoritos, siempre que no tengo muy claro que hacer, y lejos de frivolidades y presentaciones maravillosas, tiro de plato de pasta, su versatilidad y sencillez me ha acompañado todos años en la cocina, y supongo que algo nos queda por compartir.

(R.A.M.B.O)

Potaje de garbanzos y berzas.

Ingredientes (4 personas):

200 g de garbanzos.
4 hojas de berza.
4 patatas medianas.
2 pimientos rojos medianos.
Un puñado de bajoqueta (judia boby)
2 zanahorias medianas.
Aceite.
Sal.
Laurel.
Pimentón dulce.
Agua.

Preparación:

Dejamos los garbanzos en remojo durante toda la noche, para que cuezan más rápido, cambiándoles el agua 2 veces.
Por otro lado, pelamos y troceamos la patata y la zanahoria. El pimiento, las berzas y la bajoqueta la lavamos y cortamos. Entonces con una olla express en el fuego y un chorro de aceite, salteamos toda la verdura, dejando las berzas para el final. Sofreimos hasta que la patata y la zanahoria se doren un poco y añadimos las berzas, removemos un par de minutos y echamos un par de cucharadas de pimentón (al gusto), y el laurel. Movemos los ingredientes para que el pimentón no se nos queme, y acto seguido, cuando el ambiente tenga ese olor a pimentón sofrito que tanto nos gusta, vertemos el agua que nos pida la olla, junto con los garbanzos. Un puñadito de sal y probamos a ver como va de sabor. Dejamos que cueza unos 20 minutos. Lo dejamos reposar para no abrasarnos la lengua, y listo para comer.

Berzas.
Es una planta que recuerda a las de las coles (variedad de Brassica oleracea, una hierba miembro de la familia de las crucíferas) típica de la zona del noroeste peninsular. Es un alimento típico del Bierzo, son hojas grandes, más duras que las de la lechuga y similares, se usan en cocidos y hervidos.Un punto de canela
Para este día le añadí un puntito de canela, porque la casa estaba llena de botes y porque no tenía otra cosa a mano, jejeje. El caso es que le dió un detalle aromático agradable, aunque no se reflejaba en su sabor todo lo que hubiese deseado.
La canela, pimienta y el anís forman la combinación de especias con las que se elaboran las longanizas, que no tienen ese sabor por arte de magia, sino por este mix de aromas. Me gusta jugar con esta combinatoria para obtener sabores de mis recuerdos sin crueldad innecesaria.

Potaje de restos.
Como se ve en la foto, en esta ocasión utilicé un puñado de guisantes y habas que quedaban congeladas. Los potajes y los guisados se prestan bien a la utilización de restos de congelados o botes que quedan en la frigorífico abandonados, y que tienden a echarse a perder. Adem
más ellos mismos son materias primas para croquetas, albóndigas o hamburguesas muy sabrosas.

Huertos.
Esta semanita de Bierzo, nos ha dado para apreciar el valor de los pequeños huertos, por su productividad y la calidad de los alimentos seleccionados directamente sin empresas que las contaminen. Recoger hortalizas directamente de la tierra o de la planta les otorga una magia que parece que solo lxs niñxs son capaces de entender, y poco a poco se pierden, diluyéndose en las macro explotaciones industriales y sucumbiendo al cemento y el asfalto de un mundo que nos mata.

(Walls of Jericho/R.A.M.B.O.)

lunes, 8 de septiembre de 2008

Macarrones "no puedo dormir"

Ingredientes:

150g de macarrones.
1 Cebolla mediana.
3 Champiñones.
8 o 9 Olivas verdes deshuesadas.
1 diente de ajo.
3 Tomates maduros.
Pimentón de la Vera.
Nuez moscada.
Sal
Aceite.

Preparación:

En una olla ponemos agua a hervir, con un poco de sal y un chorrito de aceite de girasol. Cuando el agua esté hirviendo, vertemos los macarrones.
Por otro lado, picamos la cebolla y las olivas, laminamos los champiñones y los ponemos en una sartén a sofreirse. Vamos troceando los tomates y picamos el ajo muy fino, cuando la cebolla esté doradita, le añadimos el tomate, lo movemos bien, controlamos que el fuego no esté muy fuerte, y añadimos una cucharadita de pimentón y una pizca de nuez moscada. Sofreimos hasta que el tomate pierda el agua.
Cuando los macarrones estén listos, que vienen a ser 10 minutos, aunque depende de marcas, escurrimos la pasta, y sobre un plato llano grande, en el que abremos colocado la salsa como fondo, vertemos los macarrones. Encendemos el horno por arriba para gratinarlos, y dejamos que el horno haga su trabajo durante unos 10 minutos, aunque hay que ir controlando para que no se quemen, depende de cada horno.
Cuando se hayan tostado bien los macarrones, basta con dejar que se enfríe el plato y servir.
A disfrutar de un resopón dominguero.

¿A las 2 de la mañana te has comido ese plato?
Pufff.. Los domingos me saturan, y me es imposible nopensar en comer un plato de pasta cuando veo que la noche no me hace dormir. Los cambios de estación, la tensión acumulada, los horarios fluctuantes, convierten cada domingo en un día pesado e interminable. La pasta satura mi mente y me sacia. Me abre el camino a la cama.

Macarrones gratinados.
La pasta cuando la pones al horno, y comienza a gratinarse va adquiriendo una tonalidad oscura, parece que se queman, y entonces es su momento especial, cuando cruje al morderla. La pasta tostada es un placer y una delicia, además de fácil de conseguir.

Pasta con tomate.
Sencillo y relativamente rápido, 20-25 minutos, la pasta con tomate, en sus diferentes variedades es un plato habitual y recurrente en la mesa de casi cada casa de la gente que conozco, vegetariana o no. Puede que sea algo cultural, pero sobre todo para la gente joven supone un plato asequible por sus combinaciones y porque son ingredientes que suelen estár disponibles en cualquier casa.

jueves, 4 de septiembre de 2008

Sopar popular i nit d'Alabaes

Este año, hemos participado en una iniciativa popular de gente de la Moreria de Mislata, preparando una muestra de comida vegana para una cena popular en el hort de Sendra, en el barrio de la Moreria, junto a la peña festera PicaPorta, en la que nos dimos cita cerca de 50 personas de diferentes colectivos para trazar lazos de solidaridad entre nosotrxs y donde poner un punto de inicio a lo que pretende ser un punto de inflexión en un pueblo en el que los espacios públicos están vetados para colectivos autónomos e independientes.
Una primera toma de contacto mediante una cena y después una cercavil·la por el barrio de la Moreria, donde se fueron cantando Albaes, acompañados por "Dolçaina i Tabalet" a diferentes puntos seleccionados por los vecinos, acabando en la Quimera csa. donde se puso punto y final a la velada.


Para la cena, preparamos estos platos:

*Paté de champiñón y nueces.
*Paté de calabacín y avellanas.
*Paté de olivas y pimientos rojos.
*Filetillos en salsa.
*Pimientos picantes de padrón.

Seguiremos apoyando iniciativas populares, autónomas y autogestionadas.

Sandía fresca.


Ingredientes:

Sandía fresca.
Un buen cuchillo.
Un plato para las pepitas y las corfas.

Preparación:

Ponemos la sandía en el frigorífico, o en el río si es que nos ha pillado en un día dominguero de verano, y mientras que se enfría "nos tiramos a la bartola". Cuando esté fresca, cogemos el cuchillo y la partimos por la mitad, porque posiblemente sea demasiado grande para ser manejable, entonces de una de las mitades vamos cortando medias lunas y dándole una a cada persona que tengamos cerca, que es una fruta muy rica, y hay que aprovechar su cantidad de agua para refrescarnos.
Que no se levante nadie hasta que no se haya acabado!!

Sandía.
La sandía es una fruta muy rica en agua, y un postre muy apetecible en verano, que es su época. Las sandías de Castilla la Mancha son muy apreciadas por su tamaño y sabor.

Fruta fresca.
Ya tocaban recetas de fruta fresca, que parece que lxs veganxs no hagan otra cosa que cocinar. La fruta nos permite dedicar nuestro tiempo a cualquier otra cosa y disfrutar de importantísimos aportes vitamínicos directamente de su fuente, la fruta.