miércoles, 3 de junio de 2009

Champiñones caseros inesperados

Se pasó el tiempo de los champiñones y apenas había recogido más que unos pocos y además mutantes, de tamaños increibles, no sabría decir si por un mal emplazamiento o por que no les presté la suficiente atención ni los cuidados apropiados, pero el caso es que desistí y decidir convertir la bala de champiñones en abono y mezcla para el frigorífico que hace de macetero en el tejado. Con las lluvias de abril de este año, que han sido muy intensas, cual fue mi sorpresa al encontrar que de debajo de las lechugas comenzaban a crecer pequñas manchas blancas carnosas, que no eran otra cosa que los champiñones olvidados. Con la tontería de las lluvias, salieron muchos, podría decir que unos 5 kilos, aunque no los pese, así que puede que no fuesen tantos, pero para haberlos deshechado...fue una agradable sorpresa.
Con esto de los huertos no dejo de sorprenderme, jajajaja.