jueves, 25 de septiembre de 2008

Albóndigas de ripio en salsa.

Ingredientes:

Unos restos de comida del día anterior, en este caso sopa de fideos.
Pan rallado.
Pimienta.
Canela.
Anís en polvo.
Sal.

Para la salsa:
1 k de tomates maduros.
4 cebollas medianas.
2 dientes de ajo.
Sal.

Preparación:

Para las albóndigas cogemos los restos de la comida del día anterior (porque como nos pasamos haciendo, y la sopa no se puede aprovechar para otra cosa). La podemos triturar o machacar con las manos, yo esta vez he optado por machacarlo y que se vean los fideos si las partes por la mitad una vez hechas, que queda bonito y sorprende.
Bueno, una vez machacadas, le añadimos pan rallado y las especias. Según lo caldoso que sea el ripio tendremos que añadir más o menos pan para conseguir una masa manejable y que no se nos quede pegada en los dedos.
Vamos haciendo bolas de un tamaño mediano, para sofreirlas. Preparamos toda la masa en albóndigas, y calentamos aceite en una sartén y las vamos pasando por el fuego hasta que se doren bien por todos lados. Las vamos retirando y colocando en un papel absorvente para que pierdan el aceite sobrante, y ahi las reservamos para acompañar la salsa.

La salsa es sencilla, cogemos las cebollas y las cortamos en juliana, a medias lunas finitas, y picamos el ajo. Salteamos la cebolla en un poco de aceite, y cuando esté dorada, añadimos el ajo y después de darle un par de vueltas, vertemos los tomates rallados, ponemos el fuego a potencia media, echamos sal y una punta de azúcar, y dejamos que se fría.

Cuandola salsa esté lista echamos las albóndigas y las mezclamos, lo tapamos con una tapa y dejamos que el calor de la salsa ablande un poco las albóndigas y se mezclen los sabores.

Ripios.
Los arroces y pastas suelen ser las sobras más habituales en nuestra cocina, porque no cuesta nada hacer un poco de más por si acaso, por si acaso ¿qué? jajaja. Es la típica excusa de estar pensando en repetir y no aceptarlo, jajaja, siempre haciendo un poco de más, que "gulas".
Antes de que se echen a perder en la nevera es una buena idea convertirlos en algo útil: medallones, croquetas, albóndigas, hamburguesas... Solo requiere un poco de tiempo, y además así se pueden congelar.

Albóndigas en salsa.
Un buen plato para cenar, con tres albóndigas, un poco de salsa y unas patatas, y ala ya vamos bien, que estas albóndigas llenan de verdad.

No se me ocurre ninguna tonteria más que poner así que "hasta aquí puedo leer".


(Selfish/Severed Heads of State)

2 comentarios:

petitavegana dijo...

Juaaas! Telepatia absoluta!! Just avui he fet per dinar "fideuà" amb les restes d'ahir sopar...! Ahir vaig fer sopa de fideus amb algues i verduretes en juliana (deshidratada!) i com que en va sobrar, avui per dinar he colat el suc, he preparat una mica de sofregit de tomàquet i ceba i hi he afegit els fideus. Una miqueta de grill perquè s'aixequin les puntetes i "vua-là"!! Una fideuà "ripiada" reboníssima!
Tu has tingut mooolt bona idea!! segur que algun dia caurà!

tofu dijo...

La colla del "Ripio", jajaja, la cuina en té açó, que de vegades tenim més menjar preparat a la nevera de sobres que ingredients per a fer-hi plats nous.
croquetes, mandonguilles, hamburgueses, patés, cremes...
Recliclant el reciclatge, sempre filant encara més prim.