jueves, 25 de septiembre de 2008

Spaghetti con salsa de espinacas y champiñón

Ingredientes (4 personas):

400g de spaghetti.
200g de espinacas frescas.
300g de champiñón.
Aceite.
Sal.
Pimienta.
Pimentón dulce.

Preparación:

Ponemos una olla alta a calentar agua para la pasta, y mientras vamos lavando las espinacas y cortandolos pies de los champiñones y lavándolos para retirar las piedras y la arenilla que puedan tener. Cortamos las espincas en juliana y el champiñón lo laminamos fino.
Cuando el agua llega a su punto de ebullición, añadimos un puuñado de sal, que aumenta su temperatura de coción, y chorrito de aceite para que la pasta no se pegue, y colocamos la pasta en el agua para cocerla, los tiempos pueden variar, según sea tallarines o spaghetti, entre 7-12 minutos, pero el tiempo viene referenciado en el paquete.
En una sartén vertemos un chorro de aceite y salteamos la verdura, removiéndola junto con la pimienta y un puntito de sal. Salteamos hasta que las espincas sean blanditas y el champiñón este doradito.
Una vez cocida la pasta, la escurrimos y la colocamos en una sartén con un poco de aceite caliente, a fuego fuerte para freirla un poco con el pimentón para darle un toque de color y un sabor especial. Salteamos hasta que empiece a dorarse, entonces echamos una cucharadita de pimentón o dos, y removemos hasta que la pasta se quede rojiza. Nos tenemos que acordar de apagar el fuego antes de que el pimentón se nos queme.
Separamos la pasta entre los 4 platos y vertemos la salsa de espinacas sobre ella.
Listo para cenar.

Saltear la pasta.
El procedimiento habitual que sigo es ponerla al horno, porque me encantan los trocitos de pasta que se tuestan y se ponen negros, pero en este caso opté por probar a saltearla, que se hace mucho en la cocina china, en esos woks tan maravillosos. El resultado fue interesante.

Los champiñones se me ponen oscuros y feos.
No te preocupes, a mi también me pasa, jajaja, no hay problema en el sabor, solo en la presentación, un buen truco es dejar este ingrediente siempre para el final a la hora de usarlo, tanto para cortarlo como para cocinarlo, pero el truco que más mola es sumergirlos en un poco de agua con limón una vez troceados o laminados, les deja blancos, y no se oxidan.
Si están un poco feos porque llevan tiempo en la nevera, prueba a pelar los capuchones con las manos, que se da muy bien, y siempre puedes recuperarlos, desecha los troncos si están en al estado. Con el resto puedes hacer un buen paté.

Siempre haciendo pasta, eh!!
La pasta es uno de mis platos favoritos, siempre que no tengo muy claro que hacer, y lejos de frivolidades y presentaciones maravillosas, tiro de plato de pasta, su versatilidad y sencillez me ha acompañado todos años en la cocina, y supongo que algo nos queda por compartir.

(R.A.M.B.O)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que rica la pasta tostadita ademas la mezcla de sabores del champiñon y las espanacas deja muy buen sabor de boca.
Gran receta para comer bien y rapido

petitavegana dijo...

aug! m'encanta aquesta salseta!! Ostres, t'has posat a fondu les piles, eh?? No paro de llegir posts nous!! moola!

tofu dijo...

yeee, gràcies pels comentaris, que al final sembla que hi ha gent se les remira i tot.

Anònimo: la pasta tostada me encanta, saltearla en un wok es fácil y le aporta nuevos aromas y sabores, para variar, que con lapasta que comemos...jajaja

Petitavegana: Si que me les he posades, si. Ja veuràs, ja, que en tinc una carpeta plena de fotos, que ja no m'enrecorde de la meitat dels ingredients, jajaja.
Encara en tinc que pujar un fum més. A veure si n'agafe bona marxa, però per a agafar-te a ti he ficar-me unes piles ben grosses, que el teu blog si que en té de noves.